Ir al contenido principal

Escribo para mi gato II. Y cruzaré los dedos

Que le escriba una carta de amor.
Y me tiene loca.
Que escribo bien, me dice.
Que en el ruedo de las palabras me defiendo como nadie. Que junto las letras y nacen flores.

Y lo cierto es que no sé cómo empezar.
Porque me tiene aburridita con lo de la dichosa carta de amor.
Y con el ansia de las expectativas que ha puesto en mí.

Pero hoy me desperté de la siesta -el bendito deporte que me quita los problemas- con ese fulgor que a veces ilumina la cabeza y me lancé a buscar mi libreta de sueños y, en trance, escribí lo que soñé que escribía.
Y aquí va. Espero que le guste.

Amor:
Toda una vida estaría contigo. No me importa en qué forma, ni cómo, ni dónde, pero junto a ti.
Así que, aunque sea pecado te quiero, te quiero lo mismo. Y aunque todo me niegue el derecho me aferro a este amor.
Yo respiro el aire que respiras y te digo: mírame fijamente hasta cegarme. Mírame con amor o con enojo pero no dejes nunca de mirarme porque quiero morir bajo tus ojos.
Si yo estoy loca es por ti y esta lejanía duele cada día porque no te tengo. No tengo tu boca, no tengo tus ganas y por más que intento ya no entiendo nada. Y tengo esa ansiedad de tenerte en mis brazos musitando palabras de amor. Ansiedad de tener tus encantos y en la boca volverte a besar.
Porque lo que quiero es que me beses y a media voz decirte que te amo. Que me hables bajito, que nadie se entere lo que nos contamos.
Y es que tú y yo, sin firmar un documento, ni mediar un previo aviso, sin cruzar un juramento hemos hecho un compromiso.
A veces, cuando me dejas, pienso qué terriblemente absurdo es estar vivo y que no hay que llorar, que la vida es un carnaval. Y es más bello vivir cantando. Que hay más de cien palabras, más de cien motivos para no cortarse de un tajo las venas.
Y en esas ocasiones creo que tú eres el grave problema que yo no sé resolver. Y acabo siempre en tus brazos cuando me quieres tener. Aunque aprende que si me quieres, aquí estoy. Si no, date media vuelta. No me marees que no voy, que no voy, que no voy a perder la cabeza...
En los malos días me encuentro borracha y apasionada no más por tu amor. Y por quererte olvidar, metida en la borrachera y en la perdición. Y deseo que te vaya bonito. Y comparo tu querer con los días del invierno: ya se nubla, ya se aclara, ya llueve, ya hace bueno.
Pero luego me encuentro que a más de 1000 km estoy pensando en ti, y echándote de menos con el alma.Y aunque para ti yo soy, para ti yo soy solamente una bambola con quien juegas tú, solamente una bambola, llevas mis besos marcaos en tu cara igual que puñales porque te quiero y te quiero y tú te mueres por mí.
Así que todos los días sale el sol, chipirón, y recuerda que si tienes un hondo penar, piensa en mí y si tienes ganas de llorar, piensa en mí.


Y ahora mismo se la mando y cruzaré los dedos para que no trastee mucho por youtube.

Comentarios

Entradas populares de este blog

En mi casa

Llegará. Lo sabemos pues nos dijeron que es lo único cierto.
Vendrá queda, sin hacer ruido, como llegan las tardes otoñales o los ocasos plácidos. De puntillas, silenciosa. Suave, plácida, señora.
O vendrá tormentosa, con estruendo, haciéndose notar, echando pregones, anunciada, batallada, vencedora. Cruel, impía.

La esperaremos sentados a la puerta, viendo pasar la vida ya un tanto ajena a nosotros; con los caminos recorridos y todas las puntadas dadas.
O descubriremos sorprendidos que llega a deshora, que nos pilla sin arreglar aún; que tenemos un puchero en la lumbre y no hemos cerrado tantos cajones abiertos.

Saludaremos su llegada porque la eternidad es triste cuando se fueron tus amigos de la escuela, el vecino, los tenderos de toda la vida y jóvenes que se te adelantaron sin querer ni deber.
O pediremos más tiempo; no aún, no todavía, no tan pronto, no en este momento.

Habremos preparado su llegada. Hecho encargos. Repartido cartas. Despedido gente.
O marcharemos sin un adiós.…

Los hombres del campo

Nacen los hombres del campo con los ojos en la cara.
Ni la teoría de la evolución ha podido explicar este terrible fallo de la naturaleza pues su mirada solo tiene camino hacia los cielos.
Acostumbran a su nuca los hombres del campo a torcerse hacia arriba -la gorra, el sombrero de palma, la mascota en difícil equilibrio vertical- pues la herencia, obstinada, insiste en negarles aquello que más necesitan.

Escrutan los hombres del campo las nubes. Conocen sus formas y el color que las tiñe:
les gustan grávidas, preñadas, con paso indolente y cansado;
les gustan demorándose entre las sierras, escogiendo perezosas las tierras agraciadas con su fértil lotería.

Los hombres del campo nacen sencillos y por eso, una nube oscura, arrastrándose, y el polvo salpicado del camino les alegran los días.

Son capaces los hombres del campo de oler el agua. El vientecillo que se mece entre los olivos es tema de tertulia y de casino: huele a chubasco, a llovizna, a chispeo, a aguacero, a agua temporal..…

En Cantareros, ocho.

En Cantareros, ocho. Una casa pequeña, encalada. Una reja sobresalida, en el primer piso, por donde salió al mundo mi primer grito. En el zaguán fresco del mes de mayo despide mi padre a la comadrona. Hasta el año que viene, dice Lucía, acostumbrada a visitar a menudo a las familias. Yo me quedo acomodada al lado de mi madre. Aún no sé en qué parte del mundo me ha sido dado nacer. Cómo se llama mi pueblo, los habitantes que tiene, de qué vive su gente. Aún no sé que una sierra lo cobija y que están construyendo un monstruo que contiene las aguas.
Cuando salga a mi calle –corta, llanita, una rareza entre las cuestas empedradas que la rodean- veré un cielo azul y geranios acomodados en aros en las puertas. Veré, quizá, la puerta de la ermita, y a las vecinas que dan la enhorabuena. Se paran a mirarme y mi madre retira la toquilla. Del migajón de la morcilla, dice una, porque soy morenita aceituna. Y llora mi madre cuando llega a casa de la suya porque mi tiempo es aún el de las mujeres b…