Ir al contenido principal

Escribo para mi gato II. Y cruzaré los dedos

Que le escriba una carta de amor.
Y me tiene loca.
Que escribo bien, me dice.
Que en el ruedo de las palabras me defiendo como nadie. Que junto las letras y nacen flores.

Y lo cierto es que no sé cómo empezar.
Porque me tiene aburridita con lo de la dichosa carta de amor.
Y con el ansia de las expectativas que ha puesto en mí.

Pero hoy me desperté de la siesta -el bendito deporte que me quita los problemas- con ese fulgor que a veces ilumina la cabeza y me lancé a buscar mi libreta de sueños y, en trance, escribí lo que soñé que escribía.
Y aquí va. Espero que le guste.

Amor:
Toda una vida estaría contigo. No me importa en qué forma, ni cómo, ni dónde, pero junto a ti.
Así que, aunque sea pecado te quiero, te quiero lo mismo. Y aunque todo me niegue el derecho me aferro a este amor.
Yo respiro el aire que respiras y te digo: mírame fijamente hasta cegarme. Mírame con amor o con enojo pero no dejes nunca de mirarme porque quiero morir bajo tus ojos.
Si yo estoy loca es por ti y esta lejanía duele cada día porque no te tengo. No tengo tu boca, no tengo tus ganas y por más que intento ya no entiendo nada. Y tengo esa ansiedad de tenerte en mis brazos musitando palabras de amor. Ansiedad de tener tus encantos y en la boca volverte a besar.
Porque lo que quiero es que me beses y a media voz decirte que te amo. Que me hables bajito, que nadie se entere lo que nos contamos.
Y es que tú y yo, sin firmar un documento, ni mediar un previo aviso, sin cruzar un juramento hemos hecho un compromiso.
A veces, cuando me dejas, pienso qué terriblemente absurdo es estar vivo y que no hay que llorar, que la vida es un carnaval. Y es más bello vivir cantando. Que hay más de cien palabras, más de cien motivos para no cortarse de un tajo las venas.
Y en esas ocasiones creo que tú eres el grave problema que yo no sé resolver. Y acabo siempre en tus brazos cuando me quieres tener. Aunque aprende que si me quieres, aquí estoy. Si no, date media vuelta. No me marees que no voy, que no voy, que no voy a perder la cabeza...
En los malos días me encuentro borracha y apasionada no más por tu amor. Y por quererte olvidar, metida en la borrachera y en la perdición. Y deseo que te vaya bonito. Y comparo tu querer con los días del invierno: ya se nubla, ya se aclara, ya llueve, ya hace bueno.
Pero luego me encuentro que a más de 1000 km estoy pensando en ti, y echándote de menos con el alma.Y aunque para ti yo soy, para ti yo soy solamente una bambola con quien juegas tú, solamente una bambola, llevas mis besos marcaos en tu cara igual que puñales porque te quiero y te quiero y tú te mueres por mí.
Así que todos los días sale el sol, chipirón, y recuerda que si tienes un hondo penar, piensa en mí y si tienes ganas de llorar, piensa en mí.


Y ahora mismo se la mando y cruzaré los dedos para que no trastee mucho por youtube.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El niño de la Tomasa

El niño de la Tomasa nació en Córdoba, la llana; la Sultana, la que reluce al sur de Europa.

Con ese nombre y esa piel verde aceituna, estaba destinado a ser torero -fina cintura quebrando en el albero-, cantaor -quejío profundo en la madrugada- o, quizá, bailaor -gracia y templanza en cada paso-...

El niño de la Tomasa quizá tenía un futuro más anónimo: recoger aceitunas, tener una novia morena como su madre, pasear los puentes tendidos sobre el Guadalquivir hermoso, aspirar el aroma en el patio de los limoneros, llevar a sus hermanos de la mano entre casas encaladas, besar la frente de su abuela sentada al fresco de la noche estival...

Y, sin embargo, vocea desde más allá del Mediterráneo cantos de muerte; recoge de la historia nombres medievales, pueblos y territorios que duermen en los libros para amenazar, dedo en alto, con horrores infinitos.

Clama y reclama por una tierra que fue suya y que dejó atrás en nombre de los dioses que se alimentan de sangre. Tuvo en su mano la fortu…

El nombre que me nombra

Me contaba mi madre que me llamo María por haber nacido en mayo. Mi primer nombre, Ana, es el de mi abuela paterna.
Se llamaba Ana del Carmen pero, cuando yo la conocí, ya era Anica para todos.
Es tarde para saber cómo la llamaba su madre desde la puerta cuando correteaba por las calles de un pueblo empedrado, cómo la llamaban sus amigas, cómo la llamó su novio Nicolás por vez primera...

Yo soy Ana María en todos los documentos oficiales: papeles y papeles que nos clasifican, nos señalan, nos definen, nos certifican como vivos y caminantes por una vida cada vez más controlada.

Fui -y soy- Ana Mari para todos los que me conocieron en la infancia. Ana Mari con trenzas, Ana Mari vivaracha e inquieta, Ana Mari en la boca de los que tanto me quisieron. Cuando me llaman Ana Mari vuelvo a ese tiempo del que nunca nos recuperamos; si es desgraciado, por desgraciado; si es feliz, por feliz.

Cuando llegó la adolescencia y quise que el reloj corriera para entrar en ese soñado mundo de los adult…

Escribo para mi gato III. El contenido no está disponible

Y abrió el face y no lo encontró.

Y, en su desesperación, solo halló consuelo en el ripio melancólico.







El contenido no está disponible.
Es un verso perfecto de soneto.
Cargado de metralla está repleto
y hiela el corazón; verso terrible.

Las palabras y voces que han callado
son murmullos ya solo en mi cabeza.
Las antenas, que mueren de pereza,
me niegan alimento enamorado.

Se cortan los caminos y los pasos,
se sellan las salidas y las vías,
se rechazan los últimos abrazos,

se niega que dijiste que morías.
Y hiere el corazón, con un zarpazo;
sentencia de la vil tecnología.