Ir al contenido principal

Escribo para mi gato VI. El hijo de la costurera

Así salió él de mujeriego.

Cada tarde, cuando llegaba del colegio, con la calle ya entre dos luces, encontraba en la galería -junto al pan con chocolate y el hoyo de aceite- a una señora en viso.
Algunas eran delgadas, casi niñas, con esas cinturas apenas salidas de la infancia que se recuestan todavía en unas caderas a medio hacer.
Otras, en cambio, eran señoras-señoras, como les gustaban a su padre y a sus amigos del casinillo. Rotundas les llamaba su tío Pedro. Imponentes les llamaba Julián, el del colmado.

A él le gustaban todas. Las menudas y las entraditas en carnes. Las morenas, las rubias. Las de la piel pecosa y blanca como la espumilla de la leche que hervía en los cazos. Las de piel oscura. Las que parloteaban sin cesar mientras su madre, la costurera del barrio, les iba respondiendo como podía, jugándose la vida con los alfileres en la boca.
Le gustaban también las que callaban y se limitaban a asentir a este o a aquel comentario sin dar pie a conversaciones.

Ellas, todas, le revolvían el pelo con manos de seda -nunca conoció una sola mujer con mano áspera-. Le preguntaban por las clases mientras se acomodaban el sujetador o pasaban un dedo húmedo por la media para alisar la costura.
Ninguna se daba cuenta de la agonía exquisita que era para él la merienda en la galería.
Le decían a su madre que vaya chico guapo estaba criando. Que era como era su padre, respondía siempre ella.

Él a duras penas contestaba a las preguntas. Solo se concentraba en sentir.
Sentía que el aire de la galería era un aire siempre estancado en la primavera. Daba igual si fuera caían chuzos de punta o el cierzo soplaba con furia inclemente. El aire de la galería era tibio y dulzón y olía a magnolia.
Sentía que sus dedos, liberados de sus manos, rozaban piernas y escotes. Rozaban melenas. Rozaban encajes. Rozaban secretos.
Sentía que sus oídos se llenaban de susurros, de risas, de voces cantarinas, de voces profundas... Nunca le disgustó una sola voz de mujer.
Solo sentía. Y masticaba el pan y el chocolate y miraba los labios de las señoras en viso sin apenas entender qué le decían.

Un día soleado de septiembre, apenas empezado el nuevo curso, llegó a casa y Manolita, la chica que ayudaba a su madre, le cerró el paso cuando ya estaba empujando la puerta acristalada. Que su madre había dicho que, a partir de entonces, merendaba en la cocina. Y que si quería entrar en la galería debía llamar primero para no pillar a ninguna clienta sin vestir.

Se retiró andando hacia atrás con la estupefacción pintada en el rostro y con la sensación demoledora de haber sido expulsado del paraíso.
Durante la cena su madre le preguntó por el colegio, por los profesores... pero no hizo una sola mención al destierro de la galería.
Ninguno de los golpes que le depararía la vida fueron para él tan injustos e inesperados como aquel.

Por eso siempre le cuenta la misma historia a las mujeres que, una tras otra, va dejando en el camino. Que no encuentra en ninguna lo que tenía en la galería. Que con cada nueva historia que comienza intenta franquear de nuevo la puerta acristalada. Que busca un olor a magnolia y unos roces divinos.
Que busca y no encuentra.
Y que no es suya la culpa.

Comentarios

  1. Rotunda e imponente.
    Cada vez estoy mas seguro que en otra vida tuve q ser hijo de costurera.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

En mi casa

Llegará. Lo sabemos pues nos dijeron que es lo único cierto.
Vendrá queda, sin hacer ruido, como llegan las tardes otoñales o los ocasos plácidos. De puntillas, silenciosa. Suave, plácida, señora.
O vendrá tormentosa, con estruendo, haciéndose notar, echando pregones, anunciada, batallada, vencedora. Cruel, impía.

La esperaremos sentados a la puerta, viendo pasar la vida ya un tanto ajena a nosotros; con los caminos recorridos y todas las puntadas dadas.
O descubriremos sorprendidos que llega a deshora, que nos pilla sin arreglar aún; que tenemos un puchero en la lumbre y no hemos cerrado tantos cajones abiertos.

Saludaremos su llegada porque la eternidad es triste cuando se fueron tus amigos de la escuela, el vecino, los tenderos de toda la vida y jóvenes que se te adelantaron sin querer ni deber.
O pediremos más tiempo; no aún, no todavía, no tan pronto, no en este momento.

Habremos preparado su llegada. Hecho encargos. Repartido cartas. Despedido gente.
O marcharemos sin un adiós.…

Los hombres del campo

Nacen los hombres del campo con los ojos en la cara.
Ni la teoría de la evolución ha podido explicar este terrible fallo de la naturaleza pues su mirada solo tiene camino hacia los cielos.
Acostumbran a su nuca los hombres del campo a torcerse hacia arriba -la gorra, el sombrero de palma, la mascota en difícil equilibrio vertical- pues la herencia, obstinada, insiste en negarles aquello que más necesitan.

Escrutan los hombres del campo las nubes. Conocen sus formas y el color que las tiñe:
les gustan grávidas, preñadas, con paso indolente y cansado;
les gustan demorándose entre las sierras, escogiendo perezosas las tierras agraciadas con su fértil lotería.

Los hombres del campo nacen sencillos y por eso, una nube oscura, arrastrándose, y el polvo salpicado del camino les alegran los días.

Son capaces los hombres del campo de oler el agua. El vientecillo que se mece entre los olivos es tema de tertulia y de casino: huele a chubasco, a llovizna, a chispeo, a aguacero, a agua temporal..…

En Cantareros, ocho.

En Cantareros, ocho. Una casa pequeña, encalada. Una reja sobresalida, en el primer piso, por donde salió al mundo mi primer grito. En el zaguán fresco del mes de mayo despide mi padre a la comadrona. Hasta el año que viene, dice Lucía, acostumbrada a visitar a menudo a las familias. Yo me quedo acomodada al lado de mi madre. Aún no sé en qué parte del mundo me ha sido dado nacer. Cómo se llama mi pueblo, los habitantes que tiene, de qué vive su gente. Aún no sé que una sierra lo cobija y que están construyendo un monstruo que contiene las aguas.
Cuando salga a mi calle –corta, llanita, una rareza entre las cuestas empedradas que la rodean- veré un cielo azul y geranios acomodados en aros en las puertas. Veré, quizá, la puerta de la ermita, y a las vecinas que dan la enhorabuena. Se paran a mirarme y mi madre retira la toquilla. Del migajón de la morcilla, dice una, porque soy morenita aceituna. Y llora mi madre cuando llega a casa de la suya porque mi tiempo es aún el de las mujeres b…