Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2017

Lo que el tiempo se llevó

No es el viento;
es el tiempo quien se lleva las cosas.

Las infancias felices,
las brazos que nos mecen,
la alegría infinita de una tarde de juegos.
Los besos espontáneos,
las risas sin motivo.

Disfrutar con los charcos,
hacer un nuevo amigo,
esperar los domingos las visitas sorpresa.
Cantar aunque no sepas,
bailar en las aceras.

Coleccionar postales,
descubrir un tesoro,
preferir barandillas a bajar escalones.
Dormir sin sobresaltos,
despertar sin angustia.

Los abuelos,
los cuentos,
el creerse inmortales.
El placer sin pecado,
los errores sin culpa.

No es el viento;
es el tiempo quien se lleva las cosas.

Imagen: fotografía familiar. Años 60.

Me llaman

Me llaman y me dicen si estoy bien. Si como.
Si duermo.
Si me he dado cuenta de que es mayo.
Si he vuelto a sonreír.
Si me asomo a la terraza y echo fotos al crepúsculo.
Si cuento los días que faltan para el verano.

Me llaman y preguntan cómo lo llevo.
Si paseo.
Si bromeo con mis amigos.
Si ya no lloro cada día.
Si me he comprado ropa nueva.

Y yo les digo...

Que me levanto y voy al trabajo.
Que doy clase.
Que saludo a los vecinos que suben conmigo en el ascensor.
Que veo la tele.

Hablo con la dependienta de la panadería.
Camino y taconeo por las aceras de mi ciudad.
Cojo el autobús muy tempranito.

Miro fotografías.
Leo dos libros a la vez.
Acaricio a Julieta.
Doy y recibo besos.
Meriendo y desayuno.
Como y ceno.

Escribo y borro y vuelvo a escribir.
Corrijo los trabajos que me presentan.
Abro el buzón.
Rebusco en el bolso las llaves que siempre se esconden.

Quito la mesa.
Tiendo la ropa.
Voy al dentista.
Me miro en el espejo.
Me pinto las pestañas y los labios.
Hago guardia en el pati…