Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2016

En defensa de las faltas

Me duele en el alma, como 'profe' que soy, leer un texto con faltas de ortografía.
Esas haches absolutamente independientes que hieren a la vista, esas comas que separan sin piedad sujetos y predicados, esos acentos que transforman a la difunta de pérdida en perdida sin que nadie repare su honor...

Libro cada día mil batallas entre adolescentes que -por indiferencia, por desidia, por falta de interés, por terquedad, por mil motivos incontables- atacan las normas y convierten la lectura de un texto en una travesía que me deja exhausta.

Y sin embargo, esta entrada no es para quejarme por eso. No es para hacer un llamamiento a la necesidad de preservar la unidad de la lengua. No es un impulso repelente de decir lo ya dicho mil veces en mil foros.

Esta entrada es para defender las faltas de ortografía.
Para defender las faltas de ortografía de quienes se perdieron mil y una lecciones mientras recogían aceitunas. Las de quienes juntaron las primeras letras en una escuela nocturna.…

De España para los españoles

Hace solo unos pocos años, los tiempos de la emigración española nos parecían tan lejanos como los candiles de aceite.
Un país próspero -pugnando por entrar en el G-20 y poniendo los pies encima de la mesa del amo del mundo- estaba muy lejos de sospechar que, más pronto que tarde, tendría que mandar de nuevo lo mejor de sus casas a ganarse la vida en Alemania, Bélgica, Inglaterra... donde hiciera falta.

Pero, como dice la canción, la vida te da sorpresas, y hete aquí que llegaron las vacas flacas y aparecieron de nuevo las maletas, los trenes, los aeropuertos, las despedidas, las tristezas y las familias divididas.

Sirva esta entrada para homenajear a los que tuvieron -tuvimos- que dejar nuestra tierra y los nuestros y a los que hoy en día deben volver a hacerlo.

Llegaba a casa algo después de las seis de la tarde. Ya de noche cerrada en invierno.
La madre estaba en la cocina. Había dejado por un momento el trabajo -las bobinas de cobre para los televisores de la época- para poner en la me…

Cosas que amargan los días.

Un mensaje que no obtiene la respuesta esperada.
Saber que las cosas terminan, así queramos o no.
Palabras que se dicen a destiempo. Silencios que se lanzan a destiempo. Gestos que no se entienden.

Las primeras hojas coloreadas por el otoño.
Un día en el que sol se nos niega.
La soledad impuesta.

Amigos que se desvanecen y presencias que se imponen.
Las canas, las arrugas, el peso de los años.
La infancia tan lejana y el fin tan cerca.

Tomar las decisiones equivocadas. Posponer los deseos. Temer los cambios. Renunciar a ilusiones. Cargar con culpas.

Las lágrimas que no puedes evitar y las sonrisas que se hielan.
Los inviernos furtivos que atacan en abril.

Las despedidas, siempre. Los adioses, a cualquiera.
Los borrones en el libro de nuestra vida. Tachar días vacíos. Esperar lo que se sabe imposible.

Olvidar cómo sonaba una voz querida. Repasar álbumes llenos de muertos.

Ir y no volver. Regresar y no quedarse. Permanecer sin querer. Cambiar sin ánimo.

Los deseos no cumplidos. Las pro…

Escribo para mi gato II. Y cruzaré los dedos

Que le escriba una carta de amor.
Y me tiene loca.
Que escribo bien, me dice.
Que en el ruedo de las palabras me defiendo como nadie. Que junto las letras y nacen flores.

Y lo cierto es que no sé cómo empezar.
Porque me tiene aburridita con lo de la dichosa carta de amor.
Y con el ansia de las expectativas que ha puesto en mí.

Pero hoy me desperté de la siesta -el bendito deporte que me quita los problemas- con ese fulgor que a veces ilumina la cabeza y me lancé a buscar mi libreta de sueños y, en trance, escribí lo que soñé que escribía.
Y aquí va. Espero que le guste.

Amor:
Toda una vida estaría contigo. No me importa en qué forma, ni cómo, ni dónde, pero junto a ti.
Así que, aunque sea pecado te quiero, te quiero lo mismo. Y aunque todo me niegue el derecho me aferro a este amor.
Yo respiro el aire que respiras y te digo: mírame fijamente hasta cegarme. Mírame con amor o con enojo pero no dejes nunca de mirarme porque quiero morir bajo tus ojos.
Si yo estoy loca es por ti y esta l…

ESCRIBO PARA MI GATO I. El cementerio

Se coge del brazo de sus amigas de la infancia cada vez que vuelve al pueblo.

La ruta del cementerio, se ríen ellas. Pero es una visita obligada. Se puede ir a cualquier hora entre las nueve de la mañana y las ocho de la noche. Ellas prefieren la mañana, sea invierno o verano.Más fresquitas dicen; más calentitas, según sea el tiempo.

Los comentarios son siempre los mismos. Por ejemplo: qué patético poner estas fotos de la mili cuando se murió con ochenta años; qué mala sombra no poner foto, eso es para que la gente más joven no sepa quién era; qué penica poner esta foto decrépita, se ve que no tenían una mejor o que estaban deseando que se muriera...

Se cuentan a sí mismas las historias que de sobra conocen. Los dos jóvenes que se mataron a navajazos por una novia. La agonía de uno estaban tocando cuando el otro expiró en su casa. Y ahora, fíjate, a dos pasitos en el cementerio y para toda la vida. Y ella que se casó con otro, tuvo cinco hijos y se murió metida en los noventa.
La tum…

Un poema

Si quiero ser poeta debo empezar sin miedo.
Y para ello he de expulsar de mis escritos aquellas palabras tan manidas, repetidas, usadas... que resuenan y pueblan los poemas del mundo.
Empecemos limpiando de los versos al amor, amante, pasión y celos. Besos tampoco. Ni abrazos, ni caricias. Todas las partes del cuerpo están de más: ojos, boca, pecho, manos, corazón, lengua, cuello, pelo, espalda, piel. Lo intangible va fuera: alma, libertad, belleza, amistad, esperanza, soledad, fracaso, duda, tristeza, alegría. Fuera también sonidos y silencio. Susurro. Gemido. Lamento. Grito. Canto. Se han de ir también lágrimas, llanto, risa, sonrisa, mirada. Cualquier palabra que inflame y arrebate: revolución, pueblo, justicia, paz, guerra, compañero, batalla, derrota, muerte, vida.
No podemos dejar el ocaso, la tarde, el alba ni el amanecer. Paisaje, monte, río, llano, mar, ola, colina, árbol, horizonte, camino, bosque, lago, arroyo ni sendero.
No recurramos al viento, la luz, el relámpago, el t…