Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de diciembre, 2018

La comprensión muy justa y la boca muy grande

Parte de mi trabajo consiste en enseñar a alumnos de la ESO a leer y escribir en el más amplio sentido de la palabra: a leer comprendiendo todas y cada una de las palabras y el significado que tienen en su contexto. A interpretar lo leído y a reflexionar, si se requiere una respuesta.
Es una tarea ardua porque no es la lectura aquello que más atrae hoy en día al común de los adolescentes y, a veces, me desespero por los errores de interpretación que cometen en su desconocimiento del lenguaje.
No obstante, soy optimista y creo que el tiempo y la madurez les darán la curiosidad necesaria para subsanar las lagunas que ahora tienen.
Aunque hay situaciones que me hacen perder el optimismo al comprobar que la gente no aprende por madurez y que la ignorancia campa libremente por nuestra sociedad con el agravante de ser atrevida y dañina.
Todo este preámbulo viene a cuento de una desafortunada situación en la cual me vi envuelta ayer en las redes sociales.
En un grupo de facebook, que yo con…

Escribo para mi gato. Basta un instante.

BASTA UN INSTANTE Cómo acabé oyendo un chiste sobre el conflicto vasco sentada en el velador de una feria andaluza es una historia larga. Pero el caso es que allí estaba yo, paralizada por el miedo, en un instante que se me antojó eterno. El humorista –conocido entonces solo por los seguidores de Canal Sur; gomina, barba de hípster y look agropijo- hilaba unas pretendidas anécdotas verídicas con otras, provocaba la risa de la concurrencia con humor grueso y asaltaba la realidad con estocadas revenidas. En ese relato de su apócrifa vida, donde menudeaban el esto es verdad, como me pasó os lo cuento y otras frases que todo narrador de historias, desde la juglaría, conoce y usa con eficacia, apareció, antes de mi momento de terror, un amigo vasco. Todos los estereotipos iban cayendo uno tras otro, recalcando esa fama, merecida o no, de prepotencia y chulería. El recinto ferial se venía abajo entre risas y palmas; en unos casos porque lo disfrutaban y en otros porque el alcohol propiciaba los…