Ir al contenido principal

La comprensión muy justa y la boca muy grande

Parte de mi trabajo consiste en enseñar a alumnos de la ESO a leer y escribir en el más amplio sentido de la palabra: a leer comprendiendo todas y cada una de las palabras y el significado que tienen en su contexto. A interpretar lo leído y a reflexionar, si se requiere una respuesta.
Es una tarea ardua porque no es la lectura aquello que más atrae hoy en día al común de los adolescentes y, a veces, me desespero por los errores de interpretación que cometen en su desconocimiento del lenguaje.
No obstante, soy optimista y creo que el tiempo y la madurez les darán la curiosidad necesaria para subsanar las lagunas que ahora tienen.
Aunque hay situaciones que me hacen perder el optimismo al comprobar que la gente no aprende por madurez y que la ignorancia campa libremente por nuestra sociedad con el agravante de ser atrevida y dañina.
Todo este preámbulo viene a cuento de una desafortunada situación en la cual me vi envuelta ayer en las redes sociales.
En un grupo de facebook, que yo consideraba cercano y con gente más o menos razonablemente conocida, comenté el tema estrella de esta semana: el ascenso sorpresivo y preocupante de Vox en Andalucía, que ha dejado en estado de estupor a la izquierda y, en general, a la gente moderada.
El comentario empezaba diciendo: "Vox es la derecha desacomplejada".
Ya no importó lo que viniera después: el ataque furibundo saltó como un tigre escondido y, apoyándose unos en otros, se me hizo aparecer como una ultraderechista camuflada, o como una desinformada en el mejor de los casos, que reventaba la unidad contra esos malos en ascenso.
Contesté como buenamente pude a las puñaladas verbales y a las descalificaciones y acabé el día con un mal cuerpo infinito. Y sin entender cómo se había hecho una interpretación tan absolutamente errónea de mis palabras.
Hoy, ya más tranquila, he pensado sobre ello y he encontrado la solución.
Parece ser que el detonante fue la palabra "desacomplejada" que les debió sonar a algo ligero, divertido, leve y hasta amable.
Nada más lejos de la realidad.
La palabra desacomplejada (que, por cierto, no viene recogida de momento en la RAE, pero que es un 'palabro' muy periodístico) hace referencia a alguien o algo que se quita los 'complejos', es decir, la máscara, los escrúpulos para mostrarse como realmente se es.
Y eso es exactamente lo que es Vox: una derecha, o ultraderecha, como se quiera, que no tiene miedo a enseñar los dientes, que dice a las claras todas las barbaridades que se le ocurren, sin el pudor de cierta derecha que lo oculta porque le restaría votos o porque no queda bien.
Y eso es tan cierto y tan como yo lo usé que, como aquí os muestro, incluso alguien tan pooooooco sospechoso de aplaudir a Vox como es el señor Xavier Bru de Sala ha recurrido al mismo adjetivo para calificarlos.
Así pues, quien leyó y no comprendió se permitió el lujo de abrir una sucia boca que, sin miramientos, descalificó e insultó.
Y tuvo palmeros. Todos ellos y su falta de comprensión lectora dejaron el pabellón de su cultura donde se merecía: en el suelo.
La estulticia y la ignorancia unidas a la impunidad de las reded sociales forman un triste cóctel.
No obstante, les doy las gracias porque voy a acometer mi trabajo con más ganas, intentando que mis alumnos se libren de ser lo que ellos son.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La verdadera patria del hombre es la infancia

Rainer María Rilke, el gran poeta checo, tiene una frase rotunda que titula esta entrada: "La verdadera patria del hombre es la infancia."

Pasamos demasiado rápido por nuestra infancia. Apenas empezamos a disfrutarla cuando ya estamos deseando dejarla atrás.
Nos incomoda no crecer rápido. Nos miramos en los adultos y copiamos sus gestos y envidiamos lo que consideramos sus privilegios.

Pronto la vida nos enseña, sin embargo, que hemos corrido demasiado. Y un día nos descubrimos añorando las largas tardes de verano, poniendo la música que sonaba en el transistor colocado, precariamente, en el alféizar de la cocina, tarareando "yo soy aquel negrito...", rebuscando en una caja olvidada para rescatar pequeños tesoros que se salvaron de nuestra furia organizadora, añorando los besos de nuestra madre que a veces -ay, si volvieran- se perdían en el aire...
Y no hay vuelta atrás. Los niños que fuimos juegan airosos en la calle de los sueños mientras nosotros soportamos la…

La Nochebuena se viene, la Nochebuena se va...

"Dime, Niño, de quién eres todo vestido de blanco. 
Soy de la Virgen María 
y del Espíritu Santo. 


Resuenen con alegría 
los cánticos de mi tierra 
y viva el Niño de Dios 
que ha nacido en Nochebuena. 

La Nochebuena se viene,
la Nochebuena se va. 
Y nosotros nos iremos, 
y no volveremos más. 

Dime Niño de quién eres
y si te llamas Jesús. 
Soy de amor en el pesebre 
y sufrimiento en la Cruz. 

Resuenen con alegría
los cánticos de mi tierra 
y viva el Niño de Dios 
que ha nacido en Nochebuena".


Poníamos boca abajo el cajón en el que nos había llegado la matanza del pueblo y lo arrimábamos a la pared. Colocábamos con chinchetas en la pared un papel azul oscuro con estrellas, una de ellas con cola brillante. Echábamos viruta marrón, viruta verde... Poníamos un río y un laguito con papel de plata. En un esquina, el pesebre con la mula, el buey, San José, la Virgen y el Niño. En lo alto, un ángel.  Mi padre le había hecho un agujero al portal de corcho y allí se escondía una bombillita roja de una planc…

De España para los españoles

Hace solo unos pocos años, los tiempos de la emigración española nos parecían tan lejanos como los candiles de aceite.
Un país próspero -pugnando por entrar en el G-20 y poniendo los pies encima de la mesa del amo del mundo- estaba muy lejos de sospechar que, más pronto que tarde, tendría que mandar de nuevo lo mejor de sus casas a ganarse la vida en Alemania, Bélgica, Inglaterra... donde hiciera falta.

Pero, como dice la canción, la vida te da sorpresas, y hete aquí que llegaron las vacas flacas y aparecieron de nuevo las maletas, los trenes, los aeropuertos, las despedidas, las tristezas y las familias divididas.

Sirva esta entrada para homenajear a los que tuvieron -tuvimos- que dejar nuestra tierra y los nuestros y a los que hoy en día deben volver a hacerlo.

Llegaba a casa algo después de las seis de la tarde. Ya de noche cerrada en invierno.
La madre estaba en la cocina. Había dejado por un momento el trabajo -las bobinas de cobre para los televisores de la época- para poner en la me…