Ir al contenido principal

Todos los santos

Hoy se celebra el día de Todos los Santos. A esta festividad se ha pasado la celebración que hace años se hacía el día de Difuntos (que es mañana, 2 de noviembre) ya que en nuestra sociedad nos movemos en función de los días festivos.

Acabo de oír en el informativo que se venden el 30 % de todas las flores del año y sólo hay que seguir las noticias para ver el gentío que visita los cementerios: en pueblos, en ciudades, grandes y chicos, endomingados, llorosos todavía o con aire festivo. Es una manera de sacarse la espinita, el compromiso adquirido con los que formaron parte de nuestra vidas y ya se fueron.

Antes la vida y la muerte estaban más imbricadas: desde el luto que distinguía desde lejos a aquellos que estaban de duelo hasta las visitas asiduas a los cementerios que estaban muy cerca -o literalmente dentro- de las poblaciones. En las casas los lugares de honor los ocupaban las fotos de los difuntos, colección que iba agrandándose, lógicamente, con el tiempo: los bisabuelos -peripuestos y retocadísimos-, los abuelos, padres, hermanos, tíos, hijos, etc. En ocasiones dichas fotos iban acompañadas de mariposillas -las velitas que flotaban en aceite- o de figuras de santos que fueron devoción de los difuntos. La muerte y la vida eran dos caras de la misma moneda. Los niños asistían a los entierros, los velatorios se hacían en las casas y a nadie se le ocurría quemar al difunto y tirar las cenizas: ¿dónde, entonces, se iba a hacer el ritual de rezos, flores, fotos, visitas?

Las cosas han cambiado. Los muertos se entierran lejos o se queman y se esparcen las cenizas (en el mar, en un bosque o en la planta de oportunidades de El Corte Inglés, donde uno haya sido más feliz). La familia sigue su camino hasta que el 1 de noviembre decide que tiene muertos a los que recordar y los cementerios se llenan de vivos.

Yo no lo critíco. Pero me gustaría que tuviéramos presente la muerte cuando damos pasos de vivos porque eso nos haría mejores, más flexibles, relativizaríamos los problemas y las decisiones serían provisionales, cambiantes, abiertas...

Ése es el legado de nuestros muertos: vivid con alegría vuestro tiempo. Para quien espera volver a verlos y para quien no, un legado valioso y positivo. Gracias por el tiempo que compartimos y gracias por recordarnos que nuestro paso por el mundo es breve y hay esfuerzos que no valen la pena.

(Imagen: ojodigital.com Cemeneterio de Casabermeja -Málaga-)

Comentarios

  1. La tradición se convierte, en un día como el de hoy, en peregrinaje y devoción al recuerdo diario de aquéllos que nos faltan. Después de muchos años sin faltar a esta cita, no ha sido hoy la mañana elegida para que yo visite (por decisión propia) el cementerio y no sé si podré acabar el día sin hacerlo. El atavismo, una vez más, presiona mi conciencia.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. A mí me pilla muy lejos.
    Cuando estoy en el pueblo es muy feliz acercarse dando un paseíto a ver a los que nos faltan.

    ResponderEliminar
  3. He conseguido superar la preceptividad de la fecha. Fui el domingo y volveré otro día que me apetezca.
    Bsts.

    ResponderEliminar
  4. Sí, eso es lo mejor: escuchar al corazón cuando nos llama.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El niño de la Tomasa

El niño de la Tomasa nació en Córdoba, la llana; la Sultana, la que reluce al sur de Europa.

Con ese nombre y esa piel verde aceituna, estaba destinado a ser torero -fina cintura quebrando en el albero-, cantaor -quejío profundo en la madrugada- o, quizá, bailaor -gracia y templanza en cada paso-...

El niño de la Tomasa quizá tenía un futuro más anónimo: recoger aceitunas, tener una novia morena como su madre, pasear los puentes tendidos sobre el Guadalquivir hermoso, aspirar el aroma en el patio de los limoneros, llevar a sus hermanos de la mano entre casas encaladas, besar la frente de su abuela sentada al fresco de la noche estival...

Y, sin embargo, vocea desde más allá del Mediterráneo cantos de muerte; recoge de la historia nombres medievales, pueblos y territorios que duermen en los libros para amenazar, dedo en alto, con horrores infinitos.

Clama y reclama por una tierra que fue suya y que dejó atrás en nombre de los dioses que se alimentan de sangre. Tuvo en su mano la fortu…

El nombre que me nombra

Me contaba mi madre que me llamo María por haber nacido en mayo. Mi primer nombre, Ana, es el de mi abuela paterna.
Se llamaba Ana del Carmen pero, cuando yo la conocí, ya era Anica para todos.
Es tarde para saber cómo la llamaba su madre desde la puerta cuando correteaba por las calles de un pueblo empedrado, cómo la llamaban sus amigas, cómo la llamó su novio Nicolás por vez primera...

Yo soy Ana María en todos los documentos oficiales: papeles y papeles que nos clasifican, nos señalan, nos definen, nos certifican como vivos y caminantes por una vida cada vez más controlada.

Fui -y soy- Ana Mari para todos los que me conocieron en la infancia. Ana Mari con trenzas, Ana Mari vivaracha e inquieta, Ana Mari en la boca de los que tanto me quisieron. Cuando me llaman Ana Mari vuelvo a ese tiempo del que nunca nos recuperamos; si es desgraciado, por desgraciado; si es feliz, por feliz.

Cuando llegó la adolescencia y quise que el reloj corriera para entrar en ese soñado mundo de los adult…

Escribo para mi gato III. El contenido no está disponible

Y abrió el face y no lo encontró.

Y, en su desesperación, solo halló consuelo en el ripio melancólico.







El contenido no está disponible.
Es un verso perfecto de soneto.
Cargado de metralla está repleto
y hiela el corazón; verso terrible.

Las palabras y voces que han callado
son murmullos ya solo en mi cabeza.
Las antenas, que mueren de pereza,
me niegan alimento enamorado.

Se cortan los caminos y los pasos,
se sellan las salidas y las vías,
se rechazan los últimos abrazos,

se niega que dijiste que morías.
Y hiere el corazón, con un zarpazo;
sentencia de la vil tecnología.