Ir al contenido principal

Todos los santos

Hoy se celebra el día de Todos los Santos. A esta festividad se ha pasado la celebración que hace años se hacía el día de Difuntos (que es mañana, 2 de noviembre) ya que en nuestra sociedad nos movemos en función de los días festivos.

Acabo de oír en el informativo que se venden el 30 % de todas las flores del año y sólo hay que seguir las noticias para ver el gentío que visita los cementerios: en pueblos, en ciudades, grandes y chicos, endomingados, llorosos todavía o con aire festivo. Es una manera de sacarse la espinita, el compromiso adquirido con los que formaron parte de nuestra vidas y ya se fueron.

Antes la vida y la muerte estaban más imbricadas: desde el luto que distinguía desde lejos a aquellos que estaban de duelo hasta las visitas asiduas a los cementerios que estaban muy cerca -o literalmente dentro- de las poblaciones. En las casas los lugares de honor los ocupaban las fotos de los difuntos, colección que iba agrandándose, lógicamente, con el tiempo: los bisabuelos -peripuestos y retocadísimos-, los abuelos, padres, hermanos, tíos, hijos, etc. En ocasiones dichas fotos iban acompañadas de mariposillas -las velitas que flotaban en aceite- o de figuras de santos que fueron devoción de los difuntos. La muerte y la vida eran dos caras de la misma moneda. Los niños asistían a los entierros, los velatorios se hacían en las casas y a nadie se le ocurría quemar al difunto y tirar las cenizas: ¿dónde, entonces, se iba a hacer el ritual de rezos, flores, fotos, visitas?

Las cosas han cambiado. Los muertos se entierran lejos o se queman y se esparcen las cenizas (en el mar, en un bosque o en la planta de oportunidades de El Corte Inglés, donde uno haya sido más feliz). La familia sigue su camino hasta que el 1 de noviembre decide que tiene muertos a los que recordar y los cementerios se llenan de vivos.

Yo no lo critíco. Pero me gustaría que tuviéramos presente la muerte cuando damos pasos de vivos porque eso nos haría mejores, más flexibles, relativizaríamos los problemas y las decisiones serían provisionales, cambiantes, abiertas...

Ése es el legado de nuestros muertos: vivid con alegría vuestro tiempo. Para quien espera volver a verlos y para quien no, un legado valioso y positivo. Gracias por el tiempo que compartimos y gracias por recordarnos que nuestro paso por el mundo es breve y hay esfuerzos que no valen la pena.

(Imagen: ojodigital.com Cemeneterio de Casabermeja -Málaga-)

Comentarios

  1. La tradición se convierte, en un día como el de hoy, en peregrinaje y devoción al recuerdo diario de aquéllos que nos faltan. Después de muchos años sin faltar a esta cita, no ha sido hoy la mañana elegida para que yo visite (por decisión propia) el cementerio y no sé si podré acabar el día sin hacerlo. El atavismo, una vez más, presiona mi conciencia.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. A mí me pilla muy lejos.
    Cuando estoy en el pueblo es muy feliz acercarse dando un paseíto a ver a los que nos faltan.

    ResponderEliminar
  3. He conseguido superar la preceptividad de la fecha. Fui el domingo y volveré otro día que me apetezca.
    Bsts.

    ResponderEliminar
  4. Sí, eso es lo mejor: escuchar al corazón cuando nos llama.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Hoy es San Marcos

Y le ponemos nombre a un santo y, con él, a un pueblo entero.

Y a su amparo pedimos
que haya cosecha,
que salga bien nuestro asunto,
que el achaque de salud pase de largo,
que venga bien un niño,
que ese amor que ahora nace sea por siempre,
que se curen los males de la cabeza y el corazón,
que se entierren las dudas,
que no tengamos noches inciertas,
que nos dure una madre,
que no nos falte un hijo,
que renunciemos a lo imposible,
que sepamos esperar,
que tengamos cordura y si es locura, sea de la buena,
que haya siempre una mano que ayude,
que haya siempre un perdón,
que se cumplan promesas,
que se desaten nudos,
que seamos libres en nuestra casa y esclavos en nuestros afanes,
que riamos con ganas,
que lloremos con tiento,
que nos desesperemos lo justo y necesario,
que la tierra nos bendiga,
que el cielo nos proteja,
que la luz nos ilumine,
que la amistad nos consuele,
que la vida valga la pena... aunque sea por ratitos.

Y entre juergas y cante, comida y tradición, cada cual con su …

Escribo para mi gato XIII. El caganiu

La nieta catalana que él no conoce -porque no sabe ni siquiera que Cataluña existe y que a las ocho y diez minutos de esa tarde de octubre va a gritar al mundo que ha nacido un Estado Catalán- le llamaría el caganiu. Porque ella también lo es –el pequeño de la casa- y sabe que ese puesto es una distinción que les hace transitar por la infancia con unos privilegios que conceden los padres ya cansados de crianza. El caganiu obtiene favores, acordes con el tiempo y las posibilidades que la vida ofrece, y disfruta de pequeños y leves premios cotidianos que, aún siendo así, le hacen crecer frente a sus hermanos, ya atareados en las exigencias del mundo adulto. El caganiu, con las rodillas peladas y cubiertas con el pantalón largo –porque el invierno de aquellos años lejanos en el tiempo y en la distancia se cierne rápidamente tras un otoño breve-, ha ido a la escuela, pero hoy no ha entrado. El entrar depende de que haga sol o frío, de que los amigos más queridos hayan ido también o estén to…

Escribo para mi gato XII. Lo que el monstruo calla

Saca sus historias de las madrugadas de sueños afiebrados. Se despierta empapada en sudor, con la camiseta arrebujada contra el pecho, como si hubiera librado una batalla perdida de antemano. La respiración agitada y las pupilas dilatadas. Un ruido en la cabeza como el de trenes maniobrando en las noches inciertas de la guerra. Echa mano a la mesilla de noche donde descansa la agenda de páginas cuadriculadas y la pluma de su padre y, aún en el estupor de la duermevela, sentada en la cama, apoya el cuaderno en las piernas y empieza historias que nunca sabe dónde la llevarán. A veces, como en trance, garabatea sobre personajes que creía perdidos en la memoria. A veces, transcribe imágenes que se le cruzaron entre el sueño y la vigilia. A veces, las historias avanzan por su cuenta y riesgo, sin control, recorriendo el camino de la cabeza al papel por cuenta propia. La noche de la tormenta no fueron los truenos ni el resplandor que ponía en el cuarto una luz de iglesia bendecida lo que la de…