Ir al contenido principal

Todos los santos

Hoy se celebra el día de Todos los Santos. A esta festividad se ha pasado la celebración que hace años se hacía el día de Difuntos (que es mañana, 2 de noviembre) ya que en nuestra sociedad nos movemos en función de los días festivos.

Acabo de oír en el informativo que se venden el 30 % de todas las flores del año y sólo hay que seguir las noticias para ver el gentío que visita los cementerios: en pueblos, en ciudades, grandes y chicos, endomingados, llorosos todavía o con aire festivo. Es una manera de sacarse la espinita, el compromiso adquirido con los que formaron parte de nuestra vidas y ya se fueron.

Antes la vida y la muerte estaban más imbricadas: desde el luto que distinguía desde lejos a aquellos que estaban de duelo hasta las visitas asiduas a los cementerios que estaban muy cerca -o literalmente dentro- de las poblaciones. En las casas los lugares de honor los ocupaban las fotos de los difuntos, colección que iba agrandándose, lógicamente, con el tiempo: los bisabuelos -peripuestos y retocadísimos-, los abuelos, padres, hermanos, tíos, hijos, etc. En ocasiones dichas fotos iban acompañadas de mariposillas -las velitas que flotaban en aceite- o de figuras de santos que fueron devoción de los difuntos. La muerte y la vida eran dos caras de la misma moneda. Los niños asistían a los entierros, los velatorios se hacían en las casas y a nadie se le ocurría quemar al difunto y tirar las cenizas: ¿dónde, entonces, se iba a hacer el ritual de rezos, flores, fotos, visitas?

Las cosas han cambiado. Los muertos se entierran lejos o se queman y se esparcen las cenizas (en el mar, en un bosque o en la planta de oportunidades de El Corte Inglés, donde uno haya sido más feliz). La familia sigue su camino hasta que el 1 de noviembre decide que tiene muertos a los que recordar y los cementerios se llenan de vivos.

Yo no lo critíco. Pero me gustaría que tuviéramos presente la muerte cuando damos pasos de vivos porque eso nos haría mejores, más flexibles, relativizaríamos los problemas y las decisiones serían provisionales, cambiantes, abiertas...

Ése es el legado de nuestros muertos: vivid con alegría vuestro tiempo. Para quien espera volver a verlos y para quien no, un legado valioso y positivo. Gracias por el tiempo que compartimos y gracias por recordarnos que nuestro paso por el mundo es breve y hay esfuerzos que no valen la pena.

(Imagen: ojodigital.com Cemeneterio de Casabermeja -Málaga-)

Comentarios

  1. La tradición se convierte, en un día como el de hoy, en peregrinaje y devoción al recuerdo diario de aquéllos que nos faltan. Después de muchos años sin faltar a esta cita, no ha sido hoy la mañana elegida para que yo visite (por decisión propia) el cementerio y no sé si podré acabar el día sin hacerlo. El atavismo, una vez más, presiona mi conciencia.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. A mí me pilla muy lejos.
    Cuando estoy en el pueblo es muy feliz acercarse dando un paseíto a ver a los que nos faltan.

    ResponderEliminar
  3. He conseguido superar la preceptividad de la fecha. Fui el domingo y volveré otro día que me apetezca.
    Bsts.

    ResponderEliminar
  4. Sí, eso es lo mejor: escuchar al corazón cuando nos llama.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

En mi casa

Llegará. Lo sabemos pues nos dijeron que es lo único cierto.
Vendrá queda, sin hacer ruido, como llegan las tardes otoñales o los ocasos plácidos. De puntillas, silenciosa. Suave, plácida, señora.
O vendrá tormentosa, con estruendo, haciéndose notar, echando pregones, anunciada, batallada, vencedora. Cruel, impía.

La esperaremos sentados a la puerta, viendo pasar la vida ya un tanto ajena a nosotros; con los caminos recorridos y todas las puntadas dadas.
O descubriremos sorprendidos que llega a deshora, que nos pilla sin arreglar aún; que tenemos un puchero en la lumbre y no hemos cerrado tantos cajones abiertos.

Saludaremos su llegada porque la eternidad es triste cuando se fueron tus amigos de la escuela, el vecino, los tenderos de toda la vida y jóvenes que se te adelantaron sin querer ni deber.
O pediremos más tiempo; no aún, no todavía, no tan pronto, no en este momento.

Habremos preparado su llegada. Hecho encargos. Repartido cartas. Despedido gente.
O marcharemos sin un adiós.…

Los hombres del campo

Nacen los hombres del campo con los ojos en la cara.
Ni la teoría de la evolución ha podido explicar este terrible fallo de la naturaleza pues su mirada solo tiene camino hacia los cielos.
Acostumbran a su nuca los hombres del campo a torcerse hacia arriba -la gorra, el sombrero de palma, la mascota en difícil equilibrio vertical- pues la herencia, obstinada, insiste en negarles aquello que más necesitan.

Escrutan los hombres del campo las nubes. Conocen sus formas y el color que las tiñe:
les gustan grávidas, preñadas, con paso indolente y cansado;
les gustan demorándose entre las sierras, escogiendo perezosas las tierras agraciadas con su fértil lotería.

Los hombres del campo nacen sencillos y por eso, una nube oscura, arrastrándose, y el polvo salpicado del camino les alegran los días.

Son capaces los hombres del campo de oler el agua. El vientecillo que se mece entre los olivos es tema de tertulia y de casino: huele a chubasco, a llovizna, a chispeo, a aguacero, a agua temporal..…

En Cantareros, ocho.

En Cantareros, ocho. Una casa pequeña, encalada. Una reja sobresalida, en el primer piso, por donde salió al mundo mi primer grito. En el zaguán fresco del mes de mayo despide mi padre a la comadrona. Hasta el año que viene, dice Lucía, acostumbrada a visitar a menudo a las familias. Yo me quedo acomodada al lado de mi madre. Aún no sé en qué parte del mundo me ha sido dado nacer. Cómo se llama mi pueblo, los habitantes que tiene, de qué vive su gente. Aún no sé que una sierra lo cobija y que están construyendo un monstruo que contiene las aguas.
Cuando salga a mi calle –corta, llanita, una rareza entre las cuestas empedradas que la rodean- veré un cielo azul y geranios acomodados en aros en las puertas. Veré, quizá, la puerta de la ermita, y a las vecinas que dan la enhorabuena. Se paran a mirarme y mi madre retira la toquilla. Del migajón de la morcilla, dice una, porque soy morenita aceituna. Y llora mi madre cuando llega a casa de la suya porque mi tiempo es aún el de las mujeres b…