Ir al contenido principal

Instancia al flautista de Alhendín

La abajo firmante, en plenas facultades mentales y en plenas turbulencias independentistas de un lado y de unióntradicionalista de otro, EXPONE:

- Que soy una andaluza de pro -en la distancia, que no en el olvido-
- Que me emociona el flamenco en todos sus palos y que el cante y el baile me remueven no se sabe qué.
- Que se me saltan las lagrimitas cuando veo un paisaje de olivos.
- Que me gustan las casas encaladas, las macetas, las rejas y los mantones en los balcones.
- Que me muero por los boquerones, las tapitas, la charla tranquila en un velador.
- Que tengo una enciclopedia de Andalucía.
- Que sigo en facebook yonoeleginacerenandaluciasimplementetuvesuerte y páginas similares.
- Que recuerdo en mi blog demipasadovengo al Sevillano, al habla andaluza, a las eras, a los emigrantes, a las gentes de mi pueblo, a sus anécdotas, a los bares, a las formas de vivir, a los sitios, los olores, los lugares que me hicieron ser como soy.
- Que llevé todos y cada uno de los veranos de sus pequeñas vidas a mis hijos para que no perdieran de vista de dónde vienen.
- Qué sé que nunca volveré pero me duele en el alma.
- Que no puedo soportar el descrédito y la vergüenza unidos al nombre de Andalucía, por pequeños que sea, por desapercibidos que nos los quieran hacer pasar.

Y, por lo anteriormente dicho, SOLICITA:

- Que no metan a todos los de Alhendín en el saco de los que se subieron a inaugurar la rotonda.
- Que no se confunda el dónde con el quién.
- Que se tome buena nota -aquellos que tengan sus votos en sus manos- de los nombres de los "perpetrantes" para que no vuelvan a tener la oportunidad de dicha" perpetración".
- Que se someta el texto de la inauguración a escarnio público en las cátedras, en las calles, en los bancos donde se reúnan los desahuciados, en los foros donde los políticos quieran recuperar un prestigio que ellos solitos se han encargado de dinamitar.
- Que los responsables sean castigados con el vacío público, con la sonrisilla atravesada, con el comentario socarrón.
- Que se les degrade por querer tomar el pelo, por lo que hayan trincado, por dar de comer al pueblo falsas esperanzas, por no tener medida, por no saber hablar -o callar- en estos tiempos de crisis dolorosa.
- Que se lleve su excelencia con su flauta a los incompetentes, a los ciegos, a los inútiles, a los que salen a flote entre las desdicha ajena, a los que cometen faltas pequeñas pero sangrantes, a los que no tienen vergüenza ni la han conocido.

Gracia que espera recibir de usted.

EXCELENTÍSIMO SEÑOR FLAUTISTA DE ALHENDÍN

 Imagen: www.alhendin.org

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

En mi casa

Llegará. Lo sabemos pues nos dijeron que es lo único cierto.
Vendrá queda, sin hacer ruido, como llegan las tardes otoñales o los ocasos plácidos. De puntillas, silenciosa. Suave, plácida, señora.
O vendrá tormentosa, con estruendo, haciéndose notar, echando pregones, anunciada, batallada, vencedora. Cruel, impía.

La esperaremos sentados a la puerta, viendo pasar la vida ya un tanto ajena a nosotros; con los caminos recorridos y todas las puntadas dadas.
O descubriremos sorprendidos que llega a deshora, que nos pilla sin arreglar aún; que tenemos un puchero en la lumbre y no hemos cerrado tantos cajones abiertos.

Saludaremos su llegada porque la eternidad es triste cuando se fueron tus amigos de la escuela, el vecino, los tenderos de toda la vida y jóvenes que se te adelantaron sin querer ni deber.
O pediremos más tiempo; no aún, no todavía, no tan pronto, no en este momento.

Habremos preparado su llegada. Hecho encargos. Repartido cartas. Despedido gente.
O marcharemos sin un adiós.…

En Cantareros, ocho.

En Cantareros, ocho. Una casa pequeña, encalada. Una reja sobresalida, en el primer piso, por donde salió al mundo mi primer grito. En el zaguán fresco del mes de mayo despide mi padre a la comadrona. Hasta el año que viene, dice Lucía, acostumbrada a visitar a menudo a las familias. Yo me quedo acomodada al lado de mi madre. Aún no sé en qué parte del mundo me ha sido dado nacer. Cómo se llama mi pueblo, los habitantes que tiene, de qué vive su gente. Aún no sé que una sierra lo cobija y que están construyendo un monstruo que contiene las aguas.
Cuando salga a mi calle –corta, llanita, una rareza entre las cuestas empedradas que la rodean- veré un cielo azul y geranios acomodados en aros en las puertas. Veré, quizá, la puerta de la ermita, y a las vecinas que dan la enhorabuena. Se paran a mirarme y mi madre retira la toquilla. Del migajón de la morcilla, dice una, porque soy morenita aceituna. Y llora mi madre cuando llega a casa de la suya porque mi tiempo es aún el de las mujeres b…

Los hombres del campo

Nacen los hombres del campo con los ojos en la cara.
Ni la teoría de la evolución ha podido explicar este terrible fallo de la naturaleza pues su mirada solo tiene camino hacia los cielos.
Acostumbran a su nuca los hombres del campo a torcerse hacia arriba -la gorra, el sombrero de palma, la mascota en difícil equilibrio vertical- pues la herencia, obstinada, insiste en negarles aquello que más necesitan.

Escrutan los hombres del campo las nubes. Conocen sus formas y el color que las tiñe:
les gustan grávidas, preñadas, con paso indolente y cansado;
les gustan demorándose entre las sierras, escogiendo perezosas las tierras agraciadas con su fértil lotería.

Los hombres del campo nacen sencillos y por eso, una nube oscura, arrastrándose, y el polvo salpicado del camino les alegran los días.

Son capaces los hombres del campo de oler el agua. El vientecillo que se mece entre los olivos es tema de tertulia y de casino: huele a chubasco, a llovizna, a chispeo, a aguacero, a agua temporal..…