Ir al contenido principal

Opiniones MUY personales y altamente discutibles (I)

Todo me gusta de Muñoz Molina excepto dos cosas.

Primero, su pasión por Nueva York.

Desde la ignorancia más absoluta que me da el no haber viajado allí nunca, puedo decir que es una ciudad que me da grima. Ruidosa, excluyente, prepotente... Desconocida de tan conocida a través de películas, músicas, series, novelas... Símbolo de un país que se considera a sí mismo el ombligo del mundo (cómo será que se llaman "americanos", como si fueran los únicos). Defensores de la paz a través de la guerra. Salvadores. Puritanos. Dueños del universo.

De todos los viajes -miles- que me faltan por hacer sería Nueva York uno de los últimos destinos que elegiría. Cuanto más leo en Muñoz Molina a su favor más me afianzo en mi idea de que renunciaré a ese viaje si me toca en una tómbola.
Me fascina como escenario de tragedias y comedias pero no puedo entender porqué el sabio de Úbeda es capaz de vivir allí la mitad del año. Ninguna de las razones que esgrime en sus libros y artículos, donde la ciudad es el centro, me convence. Más bien me echa para atrás.
Me imagino perdida en una de sus calles numeradas. Con las cervicales destrozadas de mirar hacia arriba como una paleta. Viendo el humillo  maloliente que sale de las alcantarillas. Empujada por los policías a caballo. Comiendo -jamás- esos perritos calientes sospechosos de un puesto callejero.
Mi peor pesadilla.

Y segundo, la persona con quien forma pareja: Elvira Lindo.
Debo decir en honor a la verdad que mi antipatía hacia ella se fraguó cuando la autora arremetió con toda la caballería contra los maestros. Creo recordar que el ataque fue a raíz de cómo se fomenta -o se ahuyenta, según ella- la lectura en las aulas. No le quito la razón en el fondo porque en educación -en la escuela, mejor dicho- todo es discutible pero sí se la quito en la forma. Desde su tribuna de escritora mediática se permitió un ataque feroz contra personas que han escogido -desde la vocación- un camino poco agradecido y, a menudo, muy criticado.
Una interpretación retorcida nos llevaría a encontrar las razones en pasadas experiencias negativas en su paso por la escuela. Pero quizá no sea así. Sencillamente aprovechó una oportunidad para verter opiniones polémicas y hacerse visible.
Hacerse visible, sí, porque aunque a ella le moleste y se sienta profundamente ofendida ha sido la autora de Manolito Gafotas y la pareja de Muñoz Molina muchos años y es Elvira Lindo en función de.
Hay que decir que últimamente, y a raíz de los recortes en educación, ha publicado alguna columna en la que ensalza la tarea de los maestros y profesores. Rectificar es de sabios, que dicen.
Pero la pareja que forman me chirría. La mirada serena de Antonio no casa con el rictus forzado de ella.

Y escribo todo esto en un blog perdido entre los miles de millones que hay en el mundo porque estoy segura de que no van a leerlo. Y, en el caso de que lo leyeran, no va a importarles.
Solo los grandes se hieren entre ellos.

Imagen: Retrato de Antonio Muñoz Molina. Jesús de Miguel. Web del autor.

Comentarios

  1. Y digo yo... necesita un miembro de la Real Academia definirse en los medios como cónyuge de Elvira Lindo???? Realmente lo necesita? Qué hará si un día deciden separarse? Quizás una rueda de prensa en la Quinta Avenida.
    Je, je

    ResponderEliminar
  2. ¿Se define como cónyuge de Elvira Lindo? Eso no lo sabía.
    Pues más me afianzo en mi idea de que es una pareja, cuando menos, rara.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El niño de la Tomasa

El niño de la Tomasa nació en Córdoba, la llana; la Sultana, la que reluce al sur de Europa.

Con ese nombre y esa piel verde aceituna, estaba destinado a ser torero -fina cintura quebrando en el albero-, cantaor -quejío profundo en la madrugada- o, quizá, bailaor -gracia y templanza en cada paso-...

El niño de la Tomasa quizá tenía un futuro más anónimo: recoger aceitunas, tener una novia morena como su madre, pasear los puentes tendidos sobre el Guadalquivir hermoso, aspirar el aroma en el patio de los limoneros, llevar a sus hermanos de la mano entre casas encaladas, besar la frente de su abuela sentada al fresco de la noche estival...

Y, sin embargo, vocea desde más allá del Mediterráneo cantos de muerte; recoge de la historia nombres medievales, pueblos y territorios que duermen en los libros para amenazar, dedo en alto, con horrores infinitos.

Clama y reclama por una tierra que fue suya y que dejó atrás en nombre de los dioses que se alimentan de sangre. Tuvo en su mano la fortu…

El nombre que me nombra

Me contaba mi madre que me llamo María por haber nacido en mayo. Mi primer nombre, Ana, es el de mi abuela paterna.
Se llamaba Ana del Carmen pero, cuando yo la conocí, ya era Anica para todos.
Es tarde para saber cómo la llamaba su madre desde la puerta cuando correteaba por las calles de un pueblo empedrado, cómo la llamaban sus amigas, cómo la llamó su novio Nicolás por vez primera...

Yo soy Ana María en todos los documentos oficiales: papeles y papeles que nos clasifican, nos señalan, nos definen, nos certifican como vivos y caminantes por una vida cada vez más controlada.

Fui -y soy- Ana Mari para todos los que me conocieron en la infancia. Ana Mari con trenzas, Ana Mari vivaracha e inquieta, Ana Mari en la boca de los que tanto me quisieron. Cuando me llaman Ana Mari vuelvo a ese tiempo del que nunca nos recuperamos; si es desgraciado, por desgraciado; si es feliz, por feliz.

Cuando llegó la adolescencia y quise que el reloj corriera para entrar en ese soñado mundo de los adult…

Escribo para mi gato III. El contenido no está disponible

Y abrió el face y no lo encontró.

Y, en su desesperación, solo halló consuelo en el ripio melancólico.







El contenido no está disponible.
Es un verso perfecto de soneto.
Cargado de metralla está repleto
y hiela el corazón; verso terrible.

Las palabras y voces que han callado
son murmullos ya solo en mi cabeza.
Las antenas, que mueren de pereza,
me niegan alimento enamorado.

Se cortan los caminos y los pasos,
se sellan las salidas y las vías,
se rechazan los últimos abrazos,

se niega que dijiste que morías.
Y hiere el corazón, con un zarpazo;
sentencia de la vil tecnología.