Ir al contenido principal

Opiniones MUY personales y altamente discutibles (I)

Todo me gusta de Muñoz Molina excepto dos cosas.

Primero, su pasión por Nueva York.

Desde la ignorancia más absoluta que me da el no haber viajado allí nunca, puedo decir que es una ciudad que me da grima. Ruidosa, excluyente, prepotente... Desconocida de tan conocida a través de películas, músicas, series, novelas... Símbolo de un país que se considera a sí mismo el ombligo del mundo (cómo será que se llaman "americanos", como si fueran los únicos). Defensores de la paz a través de la guerra. Salvadores. Puritanos. Dueños del universo.

De todos los viajes -miles- que me faltan por hacer sería Nueva York uno de los últimos destinos que elegiría. Cuanto más leo en Muñoz Molina a su favor más me afianzo en mi idea de que renunciaré a ese viaje si me toca en una tómbola.
Me fascina como escenario de tragedias y comedias pero no puedo entender porqué el sabio de Úbeda es capaz de vivir allí la mitad del año. Ninguna de las razones que esgrime en sus libros y artículos, donde la ciudad es el centro, me convence. Más bien me echa para atrás.
Me imagino perdida en una de sus calles numeradas. Con las cervicales destrozadas de mirar hacia arriba como una paleta. Viendo el humillo  maloliente que sale de las alcantarillas. Empujada por los policías a caballo. Comiendo -jamás- esos perritos calientes sospechosos de un puesto callejero.
Mi peor pesadilla.

Y segundo, la persona con quien forma pareja: Elvira Lindo.
Debo decir en honor a la verdad que mi antipatía hacia ella se fraguó cuando la autora arremetió con toda la caballería contra los maestros. Creo recordar que el ataque fue a raíz de cómo se fomenta -o se ahuyenta, según ella- la lectura en las aulas. No le quito la razón en el fondo porque en educación -en la escuela, mejor dicho- todo es discutible pero sí se la quito en la forma. Desde su tribuna de escritora mediática se permitió un ataque feroz contra personas que han escogido -desde la vocación- un camino poco agradecido y, a menudo, muy criticado.
Una interpretación retorcida nos llevaría a encontrar las razones en pasadas experiencias negativas en su paso por la escuela. Pero quizá no sea así. Sencillamente aprovechó una oportunidad para verter opiniones polémicas y hacerse visible.
Hacerse visible, sí, porque aunque a ella le moleste y se sienta profundamente ofendida ha sido la autora de Manolito Gafotas y la pareja de Muñoz Molina muchos años y es Elvira Lindo en función de.
Hay que decir que últimamente, y a raíz de los recortes en educación, ha publicado alguna columna en la que ensalza la tarea de los maestros y profesores. Rectificar es de sabios, que dicen.
Pero la pareja que forman me chirría. La mirada serena de Antonio no casa con el rictus forzado de ella.

Y escribo todo esto en un blog perdido entre los miles de millones que hay en el mundo porque estoy segura de que no van a leerlo. Y, en el caso de que lo leyeran, no va a importarles.
Solo los grandes se hieren entre ellos.

Imagen: Retrato de Antonio Muñoz Molina. Jesús de Miguel. Web del autor.

Comentarios

  1. Y digo yo... necesita un miembro de la Real Academia definirse en los medios como cónyuge de Elvira Lindo???? Realmente lo necesita? Qué hará si un día deciden separarse? Quizás una rueda de prensa en la Quinta Avenida.
    Je, je

    ResponderEliminar
  2. ¿Se define como cónyuge de Elvira Lindo? Eso no lo sabía.
    Pues más me afianzo en mi idea de que es una pareja, cuando menos, rara.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

En mi casa

Llegará. Lo sabemos pues nos dijeron que es lo único cierto.
Vendrá queda, sin hacer ruido, como llegan las tardes otoñales o los ocasos plácidos. De puntillas, silenciosa. Suave, plácida, señora.
O vendrá tormentosa, con estruendo, haciéndose notar, echando pregones, anunciada, batallada, vencedora. Cruel, impía.

La esperaremos sentados a la puerta, viendo pasar la vida ya un tanto ajena a nosotros; con los caminos recorridos y todas las puntadas dadas.
O descubriremos sorprendidos que llega a deshora, que nos pilla sin arreglar aún; que tenemos un puchero en la lumbre y no hemos cerrado tantos cajones abiertos.

Saludaremos su llegada porque la eternidad es triste cuando se fueron tus amigos de la escuela, el vecino, los tenderos de toda la vida y jóvenes que se te adelantaron sin querer ni deber.
O pediremos más tiempo; no aún, no todavía, no tan pronto, no en este momento.

Habremos preparado su llegada. Hecho encargos. Repartido cartas. Despedido gente.
O marcharemos sin un adiós.…

Los hombres del campo

Nacen los hombres del campo con los ojos en la cara.
Ni la teoría de la evolución ha podido explicar este terrible fallo de la naturaleza pues su mirada solo tiene camino hacia los cielos.
Acostumbran a su nuca los hombres del campo a torcerse hacia arriba -la gorra, el sombrero de palma, la mascota en difícil equilibrio vertical- pues la herencia, obstinada, insiste en negarles aquello que más necesitan.

Escrutan los hombres del campo las nubes. Conocen sus formas y el color que las tiñe:
les gustan grávidas, preñadas, con paso indolente y cansado;
les gustan demorándose entre las sierras, escogiendo perezosas las tierras agraciadas con su fértil lotería.

Los hombres del campo nacen sencillos y por eso, una nube oscura, arrastrándose, y el polvo salpicado del camino les alegran los días.

Son capaces los hombres del campo de oler el agua. El vientecillo que se mece entre los olivos es tema de tertulia y de casino: huele a chubasco, a llovizna, a chispeo, a aguacero, a agua temporal..…

En Cantareros, ocho.

En Cantareros, ocho. Una casa pequeña, encalada. Una reja sobresalida, en el primer piso, por donde salió al mundo mi primer grito. En el zaguán fresco del mes de mayo despide mi padre a la comadrona. Hasta el año que viene, dice Lucía, acostumbrada a visitar a menudo a las familias. Yo me quedo acomodada al lado de mi madre. Aún no sé en qué parte del mundo me ha sido dado nacer. Cómo se llama mi pueblo, los habitantes que tiene, de qué vive su gente. Aún no sé que una sierra lo cobija y que están construyendo un monstruo que contiene las aguas.
Cuando salga a mi calle –corta, llanita, una rareza entre las cuestas empedradas que la rodean- veré un cielo azul y geranios acomodados en aros en las puertas. Veré, quizá, la puerta de la ermita, y a las vecinas que dan la enhorabuena. Se paran a mirarme y mi madre retira la toquilla. Del migajón de la morcilla, dice una, porque soy morenita aceituna. Y llora mi madre cuando llega a casa de la suya porque mi tiempo es aún el de las mujeres b…