Ir al contenido principal

Opiniones MUY personales y altamente discutibles (I)

Todo me gusta de Muñoz Molina excepto dos cosas.

Primero, su pasión por Nueva York.

Desde la ignorancia más absoluta que me da el no haber viajado allí nunca, puedo decir que es una ciudad que me da grima. Ruidosa, excluyente, prepotente... Desconocida de tan conocida a través de películas, músicas, series, novelas... Símbolo de un país que se considera a sí mismo el ombligo del mundo (cómo será que se llaman "americanos", como si fueran los únicos). Defensores de la paz a través de la guerra. Salvadores. Puritanos. Dueños del universo.

De todos los viajes -miles- que me faltan por hacer sería Nueva York uno de los últimos destinos que elegiría. Cuanto más leo en Muñoz Molina a su favor más me afianzo en mi idea de que renunciaré a ese viaje si me toca en una tómbola.
Me fascina como escenario de tragedias y comedias pero no puedo entender porqué el sabio de Úbeda es capaz de vivir allí la mitad del año. Ninguna de las razones que esgrime en sus libros y artículos, donde la ciudad es el centro, me convence. Más bien me echa para atrás.
Me imagino perdida en una de sus calles numeradas. Con las cervicales destrozadas de mirar hacia arriba como una paleta. Viendo el humillo  maloliente que sale de las alcantarillas. Empujada por los policías a caballo. Comiendo -jamás- esos perritos calientes sospechosos de un puesto callejero.
Mi peor pesadilla.

Y segundo, la persona con quien forma pareja: Elvira Lindo.
Debo decir en honor a la verdad que mi antipatía hacia ella se fraguó cuando la autora arremetió con toda la caballería contra los maestros. Creo recordar que el ataque fue a raíz de cómo se fomenta -o se ahuyenta, según ella- la lectura en las aulas. No le quito la razón en el fondo porque en educación -en la escuela, mejor dicho- todo es discutible pero sí se la quito en la forma. Desde su tribuna de escritora mediática se permitió un ataque feroz contra personas que han escogido -desde la vocación- un camino poco agradecido y, a menudo, muy criticado.
Una interpretación retorcida nos llevaría a encontrar las razones en pasadas experiencias negativas en su paso por la escuela. Pero quizá no sea así. Sencillamente aprovechó una oportunidad para verter opiniones polémicas y hacerse visible.
Hacerse visible, sí, porque aunque a ella le moleste y se sienta profundamente ofendida ha sido la autora de Manolito Gafotas y la pareja de Muñoz Molina muchos años y es Elvira Lindo en función de.
Hay que decir que últimamente, y a raíz de los recortes en educación, ha publicado alguna columna en la que ensalza la tarea de los maestros y profesores. Rectificar es de sabios, que dicen.
Pero la pareja que forman me chirría. La mirada serena de Antonio no casa con el rictus forzado de ella.

Y escribo todo esto en un blog perdido entre los miles de millones que hay en el mundo porque estoy segura de que no van a leerlo. Y, en el caso de que lo leyeran, no va a importarles.
Solo los grandes se hieren entre ellos.

Imagen: Retrato de Antonio Muñoz Molina. Jesús de Miguel. Web del autor.

Comentarios

  1. Y digo yo... necesita un miembro de la Real Academia definirse en los medios como cónyuge de Elvira Lindo???? Realmente lo necesita? Qué hará si un día deciden separarse? Quizás una rueda de prensa en la Quinta Avenida.
    Je, je

    ResponderEliminar
  2. ¿Se define como cónyuge de Elvira Lindo? Eso no lo sabía.
    Pues más me afianzo en mi idea de que es una pareja, cuando menos, rara.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Hoy es San Marcos

Y le ponemos nombre a un santo y, con él, a un pueblo entero.

Y a su amparo pedimos
que haya cosecha,
que salga bien nuestro asunto,
que el achaque de salud pase de largo,
que venga bien un niño,
que ese amor que ahora nace sea por siempre,
que se curen los males de la cabeza y el corazón,
que se entierren las dudas,
que no tengamos noches inciertas,
que nos dure una madre,
que no nos falte un hijo,
que renunciemos a lo imposible,
que sepamos esperar,
que tengamos cordura y si es locura, sea de la buena,
que haya siempre una mano que ayude,
que haya siempre un perdón,
que se cumplan promesas,
que se desaten nudos,
que seamos libres en nuestra casa y esclavos en nuestros afanes,
que riamos con ganas,
que lloremos con tiento,
que nos desesperemos lo justo y necesario,
que la tierra nos bendiga,
que el cielo nos proteja,
que la luz nos ilumine,
que la amistad nos consuele,
que la vida valga la pena... aunque sea por ratitos.

Y entre juergas y cante, comida y tradición, cada cual con su …

Escribo para mi gato XIII. El caganiu

La nieta catalana que él no conoce -porque no sabe ni siquiera que Cataluña existe y que a las ocho y diez minutos de esa tarde de octubre va a gritar al mundo que ha nacido un Estado Catalán- le llamaría el caganiu. Porque ella también lo es –el pequeño de la casa- y sabe que ese puesto es una distinción que les hace transitar por la infancia con unos privilegios que conceden los padres ya cansados de crianza. El caganiu obtiene favores, acordes con el tiempo y las posibilidades que la vida ofrece, y disfruta de pequeños y leves premios cotidianos que, aún siendo así, le hacen crecer frente a sus hermanos, ya atareados en las exigencias del mundo adulto. El caganiu, con las rodillas peladas y cubiertas con el pantalón largo –porque el invierno de aquellos años lejanos en el tiempo y en la distancia se cierne rápidamente tras un otoño breve-, ha ido a la escuela, pero hoy no ha entrado. El entrar depende de que haga sol o frío, de que los amigos más queridos hayan ido también o estén to…

Escribo para mi gato XII. Lo que el monstruo calla

Saca sus historias de las madrugadas de sueños afiebrados. Se despierta empapada en sudor, con la camiseta arrebujada contra el pecho, como si hubiera librado una batalla perdida de antemano. La respiración agitada y las pupilas dilatadas. Un ruido en la cabeza como el de trenes maniobrando en las noches inciertas de la guerra. Echa mano a la mesilla de noche donde descansa la agenda de páginas cuadriculadas y la pluma de su padre y, aún en el estupor de la duermevela, sentada en la cama, apoya el cuaderno en las piernas y empieza historias que nunca sabe dónde la llevarán. A veces, como en trance, garabatea sobre personajes que creía perdidos en la memoria. A veces, transcribe imágenes que se le cruzaron entre el sueño y la vigilia. A veces, las historias avanzan por su cuenta y riesgo, sin control, recorriendo el camino de la cabeza al papel por cuenta propia. La noche de la tormenta no fueron los truenos ni el resplandor que ponía en el cuarto una luz de iglesia bendecida lo que la de…