Ir al contenido principal

San Martín de Tours o la generosidad bien entendida

La historia explica que San Martín nació en Hungría, en el año 316. Aunque sus padres eran paganos él se acercó al cristianismo cuando estudiaba en Pavía.
A sus padres -siempre los padres intentando torcer la voluntad de los hijos- no les gustaba el giro que tomaba su vida y le obligaron a ingresar en el ejército.

Es ya siendo soldado cuando sucedió el hecho que tanto se repite y que ha marcado la historia de este santo: entrando en Amiens a caballo se encuentra con un mendigo casi helado. Con la espada parte su capa y la divide para compartirla con él.

La historia deja entrar a la leyenda -o a la historia verdadera, para los creyentes- y resulta ser el mismo Cristo a quien ha tapado.
Para premiarlo por su buena acción Dios concede en este ya frío tiempo unos días de bonanza, el veranillo de San Martín.

Una vez en la carrera eclesiástica es ordenado obispo de Tours en el 371 y muere en el año 397.
Martín se considera un apóstol y un hombre muy influyente en toda la espiritualidad medieval. Ese gesto de Amiens, dar media capa, dicen que fue superado cuando, ya siendo obispo, entrego su túnica entera a un mendigo en un gesto menos conocido.


Cuando vas a tener un hijo una de las mayores preocupaciones -¡inocentes!- es qué nombre va a llevar. Se descartan los muy comunes, los que te recuerdan a alguien que no te acaba de caer bien, los largos, los exóticos, los impronunciables...

En el invierno de 1997 yo buscaba un nombre especial para la criatura especial que habría de llegar al mundo. Y como los nombres evocan muchas cosas escogí Martín no solo por su sonoridad, por su contundencia, por ser breve y sencillo, porque no era muy común -al menos en castellano- sino porque a mí me pareció su leyenda un buen augurio.
Alguien generoso, capaz de compartir, pero no tan irresponsable que no pensara en sí mismo y en las consecuencias personales de sus acciones. Alguien con cualidades para ser feliz.

¿Habrá empapado el nombre a mi hijo de esa inteligencia y esa generosidad?
Esperemos que sí. Dejemos que el tiempo vaya cincelando su carácter y haciéndolo un hombre de bien.
Y que podamos celebrar a su lado, en armonía, muchas onomásticas.

Imagen: cuadro desconocido. Fotografía familiar, 24 de febrero de 2001.

Comentarios

  1. Generoso, sí lo es. Y si no, que se lo digan a su hermano de moco!!!
    Y guapo, y seductor, y buena gente.
    Muchas felicidades también desde aquí.
    Besos para todos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el cariño que le tenéis. Esperemos que se haga un adulto valioso.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. ¿Acaso lo dudas?

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

En mi casa

Llegará. Lo sabemos pues nos dijeron que es lo único cierto.
Vendrá queda, sin hacer ruido, como llegan las tardes otoñales o los ocasos plácidos. De puntillas, silenciosa. Suave, plácida, señora.
O vendrá tormentosa, con estruendo, haciéndose notar, echando pregones, anunciada, batallada, vencedora. Cruel, impía.

La esperaremos sentados a la puerta, viendo pasar la vida ya un tanto ajena a nosotros; con los caminos recorridos y todas las puntadas dadas.
O descubriremos sorprendidos que llega a deshora, que nos pilla sin arreglar aún; que tenemos un puchero en la lumbre y no hemos cerrado tantos cajones abiertos.

Saludaremos su llegada porque la eternidad es triste cuando se fueron tus amigos de la escuela, el vecino, los tenderos de toda la vida y jóvenes que se te adelantaron sin querer ni deber.
O pediremos más tiempo; no aún, no todavía, no tan pronto, no en este momento.

Habremos preparado su llegada. Hecho encargos. Repartido cartas. Despedido gente.
O marcharemos sin un adiós.…

En Cantareros, ocho.

En Cantareros, ocho. Una casa pequeña, encalada. Una reja sobresalida, en el primer piso, por donde salió al mundo mi primer grito. En el zaguán fresco del mes de mayo despide mi padre a la comadrona. Hasta el año que viene, dice Lucía, acostumbrada a visitar a menudo a las familias. Yo me quedo acomodada al lado de mi madre. Aún no sé en qué parte del mundo me ha sido dado nacer. Cómo se llama mi pueblo, los habitantes que tiene, de qué vive su gente. Aún no sé que una sierra lo cobija y que están construyendo un monstruo que contiene las aguas.
Cuando salga a mi calle –corta, llanita, una rareza entre las cuestas empedradas que la rodean- veré un cielo azul y geranios acomodados en aros en las puertas. Veré, quizá, la puerta de la ermita, y a las vecinas que dan la enhorabuena. Se paran a mirarme y mi madre retira la toquilla. Del migajón de la morcilla, dice una, porque soy morenita aceituna. Y llora mi madre cuando llega a casa de la suya porque mi tiempo es aún el de las mujeres b…

Los hombres del campo

Nacen los hombres del campo con los ojos en la cara.
Ni la teoría de la evolución ha podido explicar este terrible fallo de la naturaleza pues su mirada solo tiene camino hacia los cielos.
Acostumbran a su nuca los hombres del campo a torcerse hacia arriba -la gorra, el sombrero de palma, la mascota en difícil equilibrio vertical- pues la herencia, obstinada, insiste en negarles aquello que más necesitan.

Escrutan los hombres del campo las nubes. Conocen sus formas y el color que las tiñe:
les gustan grávidas, preñadas, con paso indolente y cansado;
les gustan demorándose entre las sierras, escogiendo perezosas las tierras agraciadas con su fértil lotería.

Los hombres del campo nacen sencillos y por eso, una nube oscura, arrastrándose, y el polvo salpicado del camino les alegran los días.

Son capaces los hombres del campo de oler el agua. El vientecillo que se mece entre los olivos es tema de tertulia y de casino: huele a chubasco, a llovizna, a chispeo, a aguacero, a agua temporal..…