Ir al contenido principal

Vivir en una ranchera

¿Os habéis fijado en las letras de las rancheras?

Ahí está la justicia divina y, más importante, la humana. La que podemos saborear sin esperar a ese paraíso del que nadie ha venido a darnos cumplida cuenta.

Si pudiéramos vivir en una ranchera no tendríamos que preocuparnos de las traiciones, de las desgracias, de los males de amores, de los despechos, de los desprecios, de la indiferencia, del dolor de corazón.

Los malos encontrarían su penitencia. Los buenos, su recompensa. Los amados, su gloria. Los rechazados, su venganza. La paciencia infinita  llevaría siempre a buen puerto. Lo mejor estaría siempre por suceder.

¡Qué fácil sería vivir en una ranchera!

"Por eso aún estoy en el lugar de siempre
en la misma ciudad y con la misma gente
para que tú al volver no encuentres nada extraño
y sea como ayer y nunca más dejarnos."



"Y te voy a enseñar a querer

porque tú no has querido.
¡Ya verás lo que vas a aprender

cuando vivas conmigo!"



"Échame a mí la culpa
de lo que pasa
cúbrete tú la espalda
con mi dolor,
y allá en el otro mundo
que en vez de infierno
encuentres gloria
y que una nube
de tu memoria me borre a mí."


"Yo sé bien que estoy afuera
pero el día que yo me muera
sé que tendrás que llorar, llorar y llorar.
Con dinero y sin dinero
yo hago siempre lo que quiero
y mi palabra es la ley."


"Nos dejamos hace tiempo
pero me llegó el momento de perder.
Tú tenías mucha razón.
Le hago caso al corazón
y me muerto por volver."


"Es la historia de un amor
como no habrá otra igual.
Que me hizo comprender
todo el bien, todo el mal."


"Te vas porque yo quiero que te vayas.
A la hora que yo quiera te detengo.
Yo sé que mi cariño te hace falta
porque quieras o no yo soy tu dueño."


"Cuando te hablen de amor y de ilusiones
y te ofrezcan el sol y el cielo entero
si te acuerdas de mí no me menciones
porque vas a sentir amor del bueno.
Y si quieren saber de tu pasado
es preciso decir una mentira:
di que vienes de allá, de un mundo raro.
Que no sabes llorar,
que no entiendes de amor
y que nunca has amado".


"Yo soy el aventurero
el mundo me importa poco.
Yo hago de mí lo que quiero.
Soy honrado y buen amigo
vacilador  más sincero."


"Ojalá que te vaya bonito.
Ojalá que se acaben tus penas.
Que te digan que yo ya no existo,
que conozcas personas más buenas.
Que te den lo que no pude darte
aunque yo te haya dado de todo.
Nunca más volveré a recordarte.
Te adoré, te perdí, ya ni modo."


"Se me acabó la fuerza
de mi mano izquierda.
Voy a dejarte el  mundo pa ti solita.
Como el caballo blanco le solté la rienda
a ti también te suelto y te me vas ahorita.
Y cuando al fin comprendas
que el amor bonito lo tenías conmigo
vas a extrañar mis besos
en los propios brazos
del que esté contigo.
Vas a sentir que lloras
sin poder siquiera derramar tu llanto
y has de querer mirarte
en mis ojos tristes
que quisiste tanto."



Y así, viviendo en sus rancheras, ellos -y ellas- tan felices...
Ta-chán.


Imagen: generosdemusiica.wordpress.com

Comentarios

  1. Pues a mí no me gustaría vivir en una ranchera... que me empalagan.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. ¡Ja, ja! Sí, algunas son empalagosas pero otras tienen muchas aristas.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Escribo para mi gato III. El contenido no está disponible

Y abrió el face y no lo encontró.

Y, en su desesperación, solo halló consuelo en el ripio melancólico.







El contenido no está disponible.
Es un verso perfecto de soneto.
Cargado de metralla está repleto
y hiela el corazón; verso terrible.

Las palabras y voces que han callado
son murmullos ya solo en mi cabeza.
Las antenas, que mueren de pereza,
me niegan alimento enamorado.

Se cortan los caminos y los pasos,
se sellan las salidas y las vías,
se rechazan los últimos abrazos,

se niega que dijiste que morías.
Y hiere el corazón, con un zarpazo;
sentencia de la vil tecnología.

El agua que somos

Cuando se necesita a alguien con ansia se dice que se le necesita como el agua. Y así es.
Nada nos es tan imprescindible -dejemos el aire que respiramos para otra ocasión- y de ella vivimos.
Somos agua.

De la sequía se ha hecho siempre un demonio feroz, una plaga bíblica, una ruina de hombres y haciendas.
Se la ha intentado conjurar de mil maneras y los regímenes totalitarios -deseosos de mantener al pueblo contento y calmado- hacían de esa batalla la piedra de toque de su economía.

Así, los embalses en la dictadura de Franco fueron pilar y sostén del crecimiento y del apaciguamiento. Sus obras eran motivo de orgullo y se mostraban como prueba de la consecución de la paz política y social.
Bajo sus cimientos se escondieron muchas historias -de sangre, de lágrimas, de abandono, de renuncia, de esfuerzo ímprobo- y se perfilaron muchos planes de sometimiento.

Y ahí están hoy. Despojados por fin de oscuras intenciones y orgullosos de ser el anhelo y el espejo donde se miran muchos pueblo…

El nombre que me nombra

Me contaba mi madre que me llamo María por haber nacido en mayo. Mi primer nombre, Ana, es el de mi abuela paterna.
Se llamaba Ana del Carmen pero, cuando yo la conocí, ya era Anica para todos.
Es tarde para saber cómo la llamaba su madre desde la puerta cuando correteaba por las calles de un pueblo empedrado, cómo la llamaban sus amigas, cómo la llamó su novio Nicolás por vez primera...

Yo soy Ana María en todos los documentos oficiales: papeles y papeles que nos clasifican, nos señalan, nos definen, nos certifican como vivos y caminantes por una vida cada vez más controlada.

Fui -y soy- Ana Mari para todos los que me conocieron en la infancia. Ana Mari con trenzas, Ana Mari vivaracha e inquieta, Ana Mari en la boca de los que tanto me quisieron. Cuando me llaman Ana Mari vuelvo a ese tiempo del que nunca nos recuperamos; si es desgraciado, por desgraciado; si es feliz, por feliz.

Cuando llegó la adolescencia y quise que el reloj corriera para entrar en ese soñado mundo de los adult…