Ir al contenido principal

Vivir en una ranchera

¿Os habéis fijado en las letras de las rancheras?

Ahí está la justicia divina y, más importante, la humana. La que podemos saborear sin esperar a ese paraíso del que nadie ha venido a darnos cumplida cuenta.

Si pudiéramos vivir en una ranchera no tendríamos que preocuparnos de las traiciones, de las desgracias, de los males de amores, de los despechos, de los desprecios, de la indiferencia, del dolor de corazón.

Los malos encontrarían su penitencia. Los buenos, su recompensa. Los amados, su gloria. Los rechazados, su venganza. La paciencia infinita  llevaría siempre a buen puerto. Lo mejor estaría siempre por suceder.

¡Qué fácil sería vivir en una ranchera!

"Por eso aún estoy en el lugar de siempre
en la misma ciudad y con la misma gente
para que tú al volver no encuentres nada extraño
y sea como ayer y nunca más dejarnos."



"Y te voy a enseñar a querer

porque tú no has querido.
¡Ya verás lo que vas a aprender

cuando vivas conmigo!"



"Échame a mí la culpa
de lo que pasa
cúbrete tú la espalda
con mi dolor,
y allá en el otro mundo
que en vez de infierno
encuentres gloria
y que una nube
de tu memoria me borre a mí."


"Yo sé bien que estoy afuera
pero el día que yo me muera
sé que tendrás que llorar, llorar y llorar.
Con dinero y sin dinero
yo hago siempre lo que quiero
y mi palabra es la ley."


"Nos dejamos hace tiempo
pero me llegó el momento de perder.
Tú tenías mucha razón.
Le hago caso al corazón
y me muerto por volver."


"Es la historia de un amor
como no habrá otra igual.
Que me hizo comprender
todo el bien, todo el mal."


"Te vas porque yo quiero que te vayas.
A la hora que yo quiera te detengo.
Yo sé que mi cariño te hace falta
porque quieras o no yo soy tu dueño."


"Cuando te hablen de amor y de ilusiones
y te ofrezcan el sol y el cielo entero
si te acuerdas de mí no me menciones
porque vas a sentir amor del bueno.
Y si quieren saber de tu pasado
es preciso decir una mentira:
di que vienes de allá, de un mundo raro.
Que no sabes llorar,
que no entiendes de amor
y que nunca has amado".


"Yo soy el aventurero
el mundo me importa poco.
Yo hago de mí lo que quiero.
Soy honrado y buen amigo
vacilador  más sincero."


"Ojalá que te vaya bonito.
Ojalá que se acaben tus penas.
Que te digan que yo ya no existo,
que conozcas personas más buenas.
Que te den lo que no pude darte
aunque yo te haya dado de todo.
Nunca más volveré a recordarte.
Te adoré, te perdí, ya ni modo."


"Se me acabó la fuerza
de mi mano izquierda.
Voy a dejarte el  mundo pa ti solita.
Como el caballo blanco le solté la rienda
a ti también te suelto y te me vas ahorita.
Y cuando al fin comprendas
que el amor bonito lo tenías conmigo
vas a extrañar mis besos
en los propios brazos
del que esté contigo.
Vas a sentir que lloras
sin poder siquiera derramar tu llanto
y has de querer mirarte
en mis ojos tristes
que quisiste tanto."



Y así, viviendo en sus rancheras, ellos -y ellas- tan felices...
Ta-chán.


Imagen: generosdemusiica.wordpress.com

Comentarios

  1. Pues a mí no me gustaría vivir en una ranchera... que me empalagan.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. ¡Ja, ja! Sí, algunas son empalagosas pero otras tienen muchas aristas.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

En mi casa

Llegará. Lo sabemos pues nos dijeron que es lo único cierto.
Vendrá queda, sin hacer ruido, como llegan las tardes otoñales o los ocasos plácidos. De puntillas, silenciosa. Suave, plácida, señora.
O vendrá tormentosa, con estruendo, haciéndose notar, echando pregones, anunciada, batallada, vencedora. Cruel, impía.

La esperaremos sentados a la puerta, viendo pasar la vida ya un tanto ajena a nosotros; con los caminos recorridos y todas las puntadas dadas.
O descubriremos sorprendidos que llega a deshora, que nos pilla sin arreglar aún; que tenemos un puchero en la lumbre y no hemos cerrado tantos cajones abiertos.

Saludaremos su llegada porque la eternidad es triste cuando se fueron tus amigos de la escuela, el vecino, los tenderos de toda la vida y jóvenes que se te adelantaron sin querer ni deber.
O pediremos más tiempo; no aún, no todavía, no tan pronto, no en este momento.

Habremos preparado su llegada. Hecho encargos. Repartido cartas. Despedido gente.
O marcharemos sin un adiós.…

Los hombres del campo

Nacen los hombres del campo con los ojos en la cara.
Ni la teoría de la evolución ha podido explicar este terrible fallo de la naturaleza pues su mirada solo tiene camino hacia los cielos.
Acostumbran a su nuca los hombres del campo a torcerse hacia arriba -la gorra, el sombrero de palma, la mascota en difícil equilibrio vertical- pues la herencia, obstinada, insiste en negarles aquello que más necesitan.

Escrutan los hombres del campo las nubes. Conocen sus formas y el color que las tiñe:
les gustan grávidas, preñadas, con paso indolente y cansado;
les gustan demorándose entre las sierras, escogiendo perezosas las tierras agraciadas con su fértil lotería.

Los hombres del campo nacen sencillos y por eso, una nube oscura, arrastrándose, y el polvo salpicado del camino les alegran los días.

Son capaces los hombres del campo de oler el agua. El vientecillo que se mece entre los olivos es tema de tertulia y de casino: huele a chubasco, a llovizna, a chispeo, a aguacero, a agua temporal..…

En Cantareros, ocho.

En Cantareros, ocho. Una casa pequeña, encalada. Una reja sobresalida, en el primer piso, por donde salió al mundo mi primer grito. En el zaguán fresco del mes de mayo despide mi padre a la comadrona. Hasta el año que viene, dice Lucía, acostumbrada a visitar a menudo a las familias. Yo me quedo acomodada al lado de mi madre. Aún no sé en qué parte del mundo me ha sido dado nacer. Cómo se llama mi pueblo, los habitantes que tiene, de qué vive su gente. Aún no sé que una sierra lo cobija y que están construyendo un monstruo que contiene las aguas.
Cuando salga a mi calle –corta, llanita, una rareza entre las cuestas empedradas que la rodean- veré un cielo azul y geranios acomodados en aros en las puertas. Veré, quizá, la puerta de la ermita, y a las vecinas que dan la enhorabuena. Se paran a mirarme y mi madre retira la toquilla. Del migajón de la morcilla, dice una, porque soy morenita aceituna. Y llora mi madre cuando llega a casa de la suya porque mi tiempo es aún el de las mujeres b…