Ir al contenido principal

No al vintage, sí al viejunismo

Hace muy poquito que sigo el blog cuya cabecera he puesto como imagen.
Y es que es un blog sobre comida. Y la comida es una de las, digamos, cinco cosas que menos me importan en la vida. Vamos, que yo seré feliz el día en que desayunemos, comamos, merendemos y cenemos con una pastillita.
Y digo esto a riesgo de perder los poquísimos lectores que tengo.
Porque no gustarte la comida es un pecado muy grande. Un pecado que cuesta perdonar.
Porque el ser humano viene de una larguísima historia de lucha contra el hambre; de lucha por la pura supervivencia.
Y muchas de las grandes obras de la humanidad -pictóricas, literarias, sociales...- han surgido desde el hambre y para saciar el hambre. Y sus personajes son seres acuciados por el hambre y movidos por el trabajo cotidiano de llevar algo a la mesa.
Y, claro, luchar contra la historia de la humanidad es muy difícil.
La gente arruga la nariz cuando me dejo cosas en el plato, cuando pellizco y remuevo disimuladamente lo que tengo en el plato hasta hacer ver que he comido bastante más de lo que me he llevado al estómago. Tengo mala prensa como comensal y sentarse a la mesa conmigo es motivo de risa, cuando no de conmiseración. Doy penita por perderme uno de los placeres de la vida (eso lo dicen incluso los que lloran cada mañana cuando se suben a la báscula, ja).

En fin, que esa soy yo, la luchadora contra las horas de comer, la damnificada de las fiestas que giran en torno a la comida, la triste (a ojos de los demás, claro) que no disfruta oliendo, probando, catando, paladeando y rebañando.

Y a pesar de todo eso me ha gustado mucho este blog. Porque es fresco y ameno. Porque es inteligente y, a pesar de ello, divertido.

Y de entre todas las cosas que se pueden comentar del blog -que son muchas- a mí me me ha hecho mucha gracia el lema de su autora, "No al vintage, sí al viejunismo".

Creo que es una frase genial. Desenmascara todos esos conceptos tan modernos, inteligentes, culturetas y de moda que arrasan y se instalan y esconden -como la colonia la falta de higiene- la realidad.
Hay cosas que son VIEJUNAS, eso es, así de contundentemente hay que decirlo: viejunas porque hace ya mucho que se llevaban y porque hay gente que no había nacido cuando se estilaban.
Y ahora se recuperan porque lo dicen los gurús de la moda -de cualquier tipo de moda- y resulta que se llaman "vintage" y te los venden por, pongamos, uno o dos ojos de la cara. Y tú te arrepientes hasta el infinito de no haber tenido un hermoso trastero en los 80 o un desván familiar polvoriento y lleno de baúles o, mejor aún, un pariente con un incipiente síndrome de Diógenes del que recuperar todo lo maravillosamente moderno que ya lo había sido.

En fin, que me solidarizo con Biscayenne y reivindico lo viejuno. Con la cara bien alta y el orgullo de haber nacido mucho antes que vosotros, los asquerosamente jóvenes.

Comentarios

  1. Pues aquí voy yo a disentir una miajilla.
    A mi, así como el término "vintage" me evoca objetos y decoración antigua, pero mejorada y revalorizada, el términio "shabby chic" (términos culturetas, ahí te doy la razón) me habla de una mezcala estilosa entre lo moderno y lo antiguo bañada por una paleta determinada de colores y matices.
    En cambio, el término "viejuno" me sabe a rancio y no me emociona.
    Cosas de la terminología, ¡qué le vamos a hacer!

    ResponderEliminar
  2. Y si acercamos terminología al idioma en uso, bien podría ser "no al vintage y sí a lo antiguo con encanto"

    ResponderEliminar
  3. Ja, ja, suena feo pero entrañable.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Hoy es San Marcos

Y le ponemos nombre a un santo y, con él, a un pueblo entero.

Y a su amparo pedimos
que haya cosecha,
que salga bien nuestro asunto,
que el achaque de salud pase de largo,
que venga bien un niño,
que ese amor que ahora nace sea por siempre,
que se curen los males de la cabeza y el corazón,
que se entierren las dudas,
que no tengamos noches inciertas,
que nos dure una madre,
que no nos falte un hijo,
que renunciemos a lo imposible,
que sepamos esperar,
que tengamos cordura y si es locura, sea de la buena,
que haya siempre una mano que ayude,
que haya siempre un perdón,
que se cumplan promesas,
que se desaten nudos,
que seamos libres en nuestra casa y esclavos en nuestros afanes,
que riamos con ganas,
que lloremos con tiento,
que nos desesperemos lo justo y necesario,
que la tierra nos bendiga,
que el cielo nos proteja,
que la luz nos ilumine,
que la amistad nos consuele,
que la vida valga la pena... aunque sea por ratitos.

Y entre juergas y cante, comida y tradición, cada cual con su …

Escribo para mi gato XIII. El caganiu

La nieta catalana que él no conoce -porque no sabe ni siquiera que Cataluña existe y que a las ocho y diez minutos de esa tarde de octubre va a gritar al mundo que ha nacido un Estado Catalán- le llamaría el caganiu. Porque ella también lo es –el pequeño de la casa- y sabe que ese puesto es una distinción que les hace transitar por la infancia con unos privilegios que conceden los padres ya cansados de crianza. El caganiu obtiene favores, acordes con el tiempo y las posibilidades que la vida ofrece, y disfruta de pequeños y leves premios cotidianos que, aún siendo así, le hacen crecer frente a sus hermanos, ya atareados en las exigencias del mundo adulto. El caganiu, con las rodillas peladas y cubiertas con el pantalón largo –porque el invierno de aquellos años lejanos en el tiempo y en la distancia se cierne rápidamente tras un otoño breve-, ha ido a la escuela, pero hoy no ha entrado. El entrar depende de que haga sol o frío, de que los amigos más queridos hayan ido también o estén to…

Escribo para mi gato XII. Lo que el monstruo calla

Saca sus historias de las madrugadas de sueños afiebrados. Se despierta empapada en sudor, con la camiseta arrebujada contra el pecho, como si hubiera librado una batalla perdida de antemano. La respiración agitada y las pupilas dilatadas. Un ruido en la cabeza como el de trenes maniobrando en las noches inciertas de la guerra. Echa mano a la mesilla de noche donde descansa la agenda de páginas cuadriculadas y la pluma de su padre y, aún en el estupor de la duermevela, sentada en la cama, apoya el cuaderno en las piernas y empieza historias que nunca sabe dónde la llevarán. A veces, como en trance, garabatea sobre personajes que creía perdidos en la memoria. A veces, transcribe imágenes que se le cruzaron entre el sueño y la vigilia. A veces, las historias avanzan por su cuenta y riesgo, sin control, recorriendo el camino de la cabeza al papel por cuenta propia. La noche de la tormenta no fueron los truenos ni el resplandor que ponía en el cuarto una luz de iglesia bendecida lo que la de…