Ir al contenido principal

Como la sombra que se va

El último libro de Muñoz Molina me ratifica en mi opinión sobre los anteriores: o sobran páginas o falta historia. 531 páginas que giran en torno a:
- los días pasados en Lisboa por el asesino de Martin Luther King, con una historia de su vida anterior y posterior.
- los días pasados en Lisboa por el autor cuando preparaba El invierno en Lisboa, allá por 1987 y estaba sumido en la contradicción y la desesperanza.
- los días pasados en Lisboa por el autor en la actualidad cuando ultimaba esta obra.

Nadie le puede discutir a Muñoz Molina su buen hacer literario y mucho menos reprocharle que sus libros no se fundamentan en un conocimiento ab-so-lu-to de la historia que se trae entre manos pero... Son peros que alguien que no escribe no debería poner pero que son absolutamente lícitos como peros de un lector, lectora en este caso.

Demasiado detalle que al final da la sensación de pedantería. Un poco como si un investigador novato quisiera que todo lo que ha descubierto y toda la documentación que ha recopilado apareciera en el trabajo para apuntalar la sensación de haberlo abarcado todo. Párrafos enmarañados en la descripción minuciosa de sensaciones y sentimientos y reacciones y omisiones.

Y después está esa parte tan personal e íntima que descubre. Nada que no se supiera: que no tenía un matrimonio feliz, que empezó su relación con Elvira Lindo antes de separarse de la que era su mujer y madre de sus hijos... Pero una cosa son los hechos y otra muy diferente los porqués, las sensaciones, los sentimientos, los deseos.
Aparece finalmente como una persona egoísta -él habla de un adolescente tardío- que recurre a la huida cuando la vida que él mismo se ha creado no es la que le satisface. Nos muestra sus miserias, sus adicciones y sus mezquindades como marido y padre. La soberbia de querer otra vida y arrasar en su búsqueda con las vidas de otros...
Con todo ello, el descubrimiento del ser más íntimo repele más porque finalmente le dedica el libro a esos hijos que se descubren un lastre en el vuelo soñado por su padre.

Un sabor agridulce al cerrar la última página.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Hoy es San Marcos

Y le ponemos nombre a un santo y, con él, a un pueblo entero.

Y a su amparo pedimos
que haya cosecha,
que salga bien nuestro asunto,
que el achaque de salud pase de largo,
que venga bien un niño,
que ese amor que ahora nace sea por siempre,
que se curen los males de la cabeza y el corazón,
que se entierren las dudas,
que no tengamos noches inciertas,
que nos dure una madre,
que no nos falte un hijo,
que renunciemos a lo imposible,
que sepamos esperar,
que tengamos cordura y si es locura, sea de la buena,
que haya siempre una mano que ayude,
que haya siempre un perdón,
que se cumplan promesas,
que se desaten nudos,
que seamos libres en nuestra casa y esclavos en nuestros afanes,
que riamos con ganas,
que lloremos con tiento,
que nos desesperemos lo justo y necesario,
que la tierra nos bendiga,
que el cielo nos proteja,
que la luz nos ilumine,
que la amistad nos consuele,
que la vida valga la pena... aunque sea por ratitos.

Y entre juergas y cante, comida y tradición, cada cual con su …

Escribo para mi gato XIII. El caganiu

La nieta catalana que él no conoce -porque no sabe ni siquiera que Cataluña existe y que a las ocho y diez minutos de esa tarde de octubre va a gritar al mundo que ha nacido un Estado Catalán- le llamaría el caganiu. Porque ella también lo es –el pequeño de la casa- y sabe que ese puesto es una distinción que les hace transitar por la infancia con unos privilegios que conceden los padres ya cansados de crianza. El caganiu obtiene favores, acordes con el tiempo y las posibilidades que la vida ofrece, y disfruta de pequeños y leves premios cotidianos que, aún siendo así, le hacen crecer frente a sus hermanos, ya atareados en las exigencias del mundo adulto. El caganiu, con las rodillas peladas y cubiertas con el pantalón largo –porque el invierno de aquellos años lejanos en el tiempo y en la distancia se cierne rápidamente tras un otoño breve-, ha ido a la escuela, pero hoy no ha entrado. El entrar depende de que haga sol o frío, de que los amigos más queridos hayan ido también o estén to…

El niño de la Tomasa

El niño de la Tomasa nació en Córdoba, la llana; la Sultana, la que reluce al sur de Europa.

Con ese nombre y esa piel verde aceituna, estaba destinado a ser torero -fina cintura quebrando en el albero-, cantaor -quejío profundo en la madrugada- o, quizá, bailaor -gracia y templanza en cada paso-...

El niño de la Tomasa quizá tenía un futuro más anónimo: recoger aceitunas, tener una novia morena como su madre, pasear los puentes tendidos sobre el Guadalquivir hermoso, aspirar el aroma en el patio de los limoneros, llevar a sus hermanos de la mano entre casas encaladas, besar la frente de su abuela sentada al fresco de la noche estival...

Y, sin embargo, vocea desde más allá del Mediterráneo cantos de muerte; recoge de la historia nombres medievales, pueblos y territorios que duermen en los libros para amenazar, dedo en alto, con horrores infinitos.

Clama y reclama por una tierra que fue suya y que dejó atrás en nombre de los dioses que se alimentan de sangre. Tuvo en su mano la fortu…