Ir al contenido principal

El corazón pone barreras para sobrevivir.

A raíz de los terribles atentados del viernes en París las redes sociales han tenido mucho que decir, como siempre, y comentarios indignados por esto o por aquello se han cruzado entre conocidos y desconocidos.

Uno de los más polémicos ha sido si eran éticos nuestro dolor y nuestra repulsa cuando continuamente se producen atentados en el mundo donde mueren inocentes que no han cometido más delito que encontrarse en el sitio equivocado en el momento inadecuado.
Mueren en situaciones cotidianas: en mercados, colas, oficinas... Mueren mujeres, hombres y niños. Todos los días. Llenan un pequeño espacio en las noticias y apenas levantamos la vista de la cena para atender a los detalles.

Incendiados comentarios e indignados internautas nos recuerdan que existen Siria y Líbano y Afganistán y que no solo los ciudadanos occidentales se quedan sin hijos, sin padres, sin amigos...
Después de leerlos dejamos de sentirnos víctimas y pasamos casi, casi, al lado de los culpables por llorar unas muertes y pasar otras por alto.

Pero quizá quien hace esas reflexiones, lógicas por otra parte, no se ha parado a escuchar a su corazón.
El corazón, como símbolo del guardián de los sentimientos, debe poner barreras que preserven su fragilidad. No puede cargar con el dolor de las muertes infinitas que se suceden día a día en el mundo.

Así, lloramos desconsoladamente a nuestros seres queridos, se nos encoge el corazón ante la muerte de conocidos y vecinos, nos golpea en el pecho la desgracia acaecida a aquellos cuyas vidas se parecen a las nuestras. Sentimos que pudimos estar en el lugar de quien vive una vida similar, recorre unos caminos parecidos y tiene mucho en común con nuestra historia.
Y, como las ondas concéntricas que provoca una piedra lanzada al agua, cuanto más se aleja nuestro recorrido vital de aquellos que mueren, menos conmovidos nos sentimos y más fácilmente olvidamos.

Es un mecanismo de supervivencia y así debemos aceptarlo, en el convencimiento de que ni somos monstruos ni desalmados ni mala gente. Ningún corazón humano puede llorar con la misma intensidad la muerte de todos sus semejantes y así debe ser para que el mundo siga y ruede y podamos rehacer nuestras vidas heridas.
Sabemos, doloridos, que quien alegremente celebra la vida en un restaurante de París y encuentra una muerte absurda e inútil vale lo mismo que aquel que, callejeando en un mercado de Beirut, acaba destrozado sin saber el porqué.
Pero nuestro corazón sabe lo que nos conviene. Sabe que tiene que seguir latiendo y que no puede paralizarse perpetuamente porque perpetua es la violencia en el mundo.

Es más, ser más sensibles a unas muertes que a otras y experimentar más dolor según estamos más o menos implicados es una señal de buena salud emocional y de ser humanos con todos los errores que eso conlleva.
Aquellos que pertenecen a sectas, por ejemplo, o que se encuentran en un estado mental enajenado, igualan con un mismo rasero a toda la humanidad y presumiendo de amor, los rebajan a todos a una sensible indiferencia que les impide el amor y, en consecuencia, el dolor verdadero.

No nos sintamos tan culpables por conmovernos más o menos, por clamar y llorar con más o menos fuerza y por tener un corazón que, humano y frágil, intenta sobrevivir.

Comentarios

Entradas populares de este blog

En mi casa

Llegará. Lo sabemos pues nos dijeron que es lo único cierto.
Vendrá queda, sin hacer ruido, como llegan las tardes otoñales o los ocasos plácidos. De puntillas, silenciosa. Suave, plácida, señora.
O vendrá tormentosa, con estruendo, haciéndose notar, echando pregones, anunciada, batallada, vencedora. Cruel, impía.

La esperaremos sentados a la puerta, viendo pasar la vida ya un tanto ajena a nosotros; con los caminos recorridos y todas las puntadas dadas.
O descubriremos sorprendidos que llega a deshora, que nos pilla sin arreglar aún; que tenemos un puchero en la lumbre y no hemos cerrado tantos cajones abiertos.

Saludaremos su llegada porque la eternidad es triste cuando se fueron tus amigos de la escuela, el vecino, los tenderos de toda la vida y jóvenes que se te adelantaron sin querer ni deber.
O pediremos más tiempo; no aún, no todavía, no tan pronto, no en este momento.

Habremos preparado su llegada. Hecho encargos. Repartido cartas. Despedido gente.
O marcharemos sin un adiós.…

En Cantareros, ocho.

En Cantareros, ocho. Una casa pequeña, encalada. Una reja sobresalida, en el primer piso, por donde salió al mundo mi primer grito. En el zaguán fresco del mes de mayo despide mi padre a la comadrona. Hasta el año que viene, dice Lucía, acostumbrada a visitar a menudo a las familias. Yo me quedo acomodada al lado de mi madre. Aún no sé en qué parte del mundo me ha sido dado nacer. Cómo se llama mi pueblo, los habitantes que tiene, de qué vive su gente. Aún no sé que una sierra lo cobija y que están construyendo un monstruo que contiene las aguas.
Cuando salga a mi calle –corta, llanita, una rareza entre las cuestas empedradas que la rodean- veré un cielo azul y geranios acomodados en aros en las puertas. Veré, quizá, la puerta de la ermita, y a las vecinas que dan la enhorabuena. Se paran a mirarme y mi madre retira la toquilla. Del migajón de la morcilla, dice una, porque soy morenita aceituna. Y llora mi madre cuando llega a casa de la suya porque mi tiempo es aún el de las mujeres b…

Los hombres del campo

Nacen los hombres del campo con los ojos en la cara.
Ni la teoría de la evolución ha podido explicar este terrible fallo de la naturaleza pues su mirada solo tiene camino hacia los cielos.
Acostumbran a su nuca los hombres del campo a torcerse hacia arriba -la gorra, el sombrero de palma, la mascota en difícil equilibrio vertical- pues la herencia, obstinada, insiste en negarles aquello que más necesitan.

Escrutan los hombres del campo las nubes. Conocen sus formas y el color que las tiñe:
les gustan grávidas, preñadas, con paso indolente y cansado;
les gustan demorándose entre las sierras, escogiendo perezosas las tierras agraciadas con su fértil lotería.

Los hombres del campo nacen sencillos y por eso, una nube oscura, arrastrándose, y el polvo salpicado del camino les alegran los días.

Son capaces los hombres del campo de oler el agua. El vientecillo que se mece entre los olivos es tema de tertulia y de casino: huele a chubasco, a llovizna, a chispeo, a aguacero, a agua temporal..…