Ir al contenido principal

El corazón pone barreras para sobrevivir.

A raíz de los terribles atentados del viernes en París las redes sociales han tenido mucho que decir, como siempre, y comentarios indignados por esto o por aquello se han cruzado entre conocidos y desconocidos.

Uno de los más polémicos ha sido si eran éticos nuestro dolor y nuestra repulsa cuando continuamente se producen atentados en el mundo donde mueren inocentes que no han cometido más delito que encontrarse en el sitio equivocado en el momento inadecuado.
Mueren en situaciones cotidianas: en mercados, colas, oficinas... Mueren mujeres, hombres y niños. Todos los días. Llenan un pequeño espacio en las noticias y apenas levantamos la vista de la cena para atender a los detalles.

Incendiados comentarios e indignados internautas nos recuerdan que existen Siria y Líbano y Afganistán y que no solo los ciudadanos occidentales se quedan sin hijos, sin padres, sin amigos...
Después de leerlos dejamos de sentirnos víctimas y pasamos casi, casi, al lado de los culpables por llorar unas muertes y pasar otras por alto.

Pero quizá quien hace esas reflexiones, lógicas por otra parte, no se ha parado a escuchar a su corazón.
El corazón, como símbolo del guardián de los sentimientos, debe poner barreras que preserven su fragilidad. No puede cargar con el dolor de las muertes infinitas que se suceden día a día en el mundo.

Así, lloramos desconsoladamente a nuestros seres queridos, se nos encoge el corazón ante la muerte de conocidos y vecinos, nos golpea en el pecho la desgracia acaecida a aquellos cuyas vidas se parecen a las nuestras. Sentimos que pudimos estar en el lugar de quien vive una vida similar, recorre unos caminos parecidos y tiene mucho en común con nuestra historia.
Y, como las ondas concéntricas que provoca una piedra lanzada al agua, cuanto más se aleja nuestro recorrido vital de aquellos que mueren, menos conmovidos nos sentimos y más fácilmente olvidamos.

Es un mecanismo de supervivencia y así debemos aceptarlo, en el convencimiento de que ni somos monstruos ni desalmados ni mala gente. Ningún corazón humano puede llorar con la misma intensidad la muerte de todos sus semejantes y así debe ser para que el mundo siga y ruede y podamos rehacer nuestras vidas heridas.
Sabemos, doloridos, que quien alegremente celebra la vida en un restaurante de París y encuentra una muerte absurda e inútil vale lo mismo que aquel que, callejeando en un mercado de Beirut, acaba destrozado sin saber el porqué.
Pero nuestro corazón sabe lo que nos conviene. Sabe que tiene que seguir latiendo y que no puede paralizarse perpetuamente porque perpetua es la violencia en el mundo.

Es más, ser más sensibles a unas muertes que a otras y experimentar más dolor según estamos más o menos implicados es una señal de buena salud emocional y de ser humanos con todos los errores que eso conlleva.
Aquellos que pertenecen a sectas, por ejemplo, o que se encuentran en un estado mental enajenado, igualan con un mismo rasero a toda la humanidad y presumiendo de amor, los rebajan a todos a una sensible indiferencia que les impide el amor y, en consecuencia, el dolor verdadero.

No nos sintamos tan culpables por conmovernos más o menos, por clamar y llorar con más o menos fuerza y por tener un corazón que, humano y frágil, intenta sobrevivir.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Hoy es San Marcos

Y le ponemos nombre a un santo y, con él, a un pueblo entero.

Y a su amparo pedimos
que haya cosecha,
que salga bien nuestro asunto,
que el achaque de salud pase de largo,
que venga bien un niño,
que ese amor que ahora nace sea por siempre,
que se curen los males de la cabeza y el corazón,
que se entierren las dudas,
que no tengamos noches inciertas,
que nos dure una madre,
que no nos falte un hijo,
que renunciemos a lo imposible,
que sepamos esperar,
que tengamos cordura y si es locura, sea de la buena,
que haya siempre una mano que ayude,
que haya siempre un perdón,
que se cumplan promesas,
que se desaten nudos,
que seamos libres en nuestra casa y esclavos en nuestros afanes,
que riamos con ganas,
que lloremos con tiento,
que nos desesperemos lo justo y necesario,
que la tierra nos bendiga,
que el cielo nos proteja,
que la luz nos ilumine,
que la amistad nos consuele,
que la vida valga la pena... aunque sea por ratitos.

Y entre juergas y cante, comida y tradición, cada cual con su …

Escribo para mi gato XIII. El caganiu

La nieta catalana que él no conoce -porque no sabe ni siquiera que Cataluña existe y que a las ocho y diez minutos de esa tarde de octubre va a gritar al mundo que ha nacido un Estado Catalán- le llamaría el caganiu. Porque ella también lo es –el pequeño de la casa- y sabe que ese puesto es una distinción que les hace transitar por la infancia con unos privilegios que conceden los padres ya cansados de crianza. El caganiu obtiene favores, acordes con el tiempo y las posibilidades que la vida ofrece, y disfruta de pequeños y leves premios cotidianos que, aún siendo así, le hacen crecer frente a sus hermanos, ya atareados en las exigencias del mundo adulto. El caganiu, con las rodillas peladas y cubiertas con el pantalón largo –porque el invierno de aquellos años lejanos en el tiempo y en la distancia se cierne rápidamente tras un otoño breve-, ha ido a la escuela, pero hoy no ha entrado. El entrar depende de que haga sol o frío, de que los amigos más queridos hayan ido también o estén to…

Escribo para mi gato XII. Lo que el monstruo calla

Saca sus historias de las madrugadas de sueños afiebrados. Se despierta empapada en sudor, con la camiseta arrebujada contra el pecho, como si hubiera librado una batalla perdida de antemano. La respiración agitada y las pupilas dilatadas. Un ruido en la cabeza como el de trenes maniobrando en las noches inciertas de la guerra. Echa mano a la mesilla de noche donde descansa la agenda de páginas cuadriculadas y la pluma de su padre y, aún en el estupor de la duermevela, sentada en la cama, apoya el cuaderno en las piernas y empieza historias que nunca sabe dónde la llevarán. A veces, como en trance, garabatea sobre personajes que creía perdidos en la memoria. A veces, transcribe imágenes que se le cruzaron entre el sueño y la vigilia. A veces, las historias avanzan por su cuenta y riesgo, sin control, recorriendo el camino de la cabeza al papel por cuenta propia. La noche de la tormenta no fueron los truenos ni el resplandor que ponía en el cuarto una luz de iglesia bendecida lo que la de…