Ir al contenido principal

Nostalgia

Yo tenía sierritas en los dientes y unas trenzas espesas.
Y tras la puerta de la cocina un calendario de paisajes nevados a los que nunca viajé. Y en el calendario, tachados con furia, los días que pasaban lentos en noviembre, que aleteaban en febrero y que se desbocaban en mayo.
Y redondeado con estrellas infantiles, un día de junio.

Un kilométrico. La estación de Francia. Alcázar de San Juan. Mi abuela peinándome al ritmo del sevillano. Los Ayala en Encinas Reales. La Garbeña y el puente y el río espejeando entre las curvas.

La libertad absoluta. Las siestas en la era, en la alberca los Maquileos, en la barca...
Mis primos. Las calles empedradas donde me dejaba las rodillas y el olor a ciudad. Las carreras paseo arriba, paseo abajo. El frescor de la iglesia. Mis amigos.

Esta niña que no engorda y ya vienen sus padres. Duérmete la siesta. Qué sequilla está la niña. No cojas los gatos que los cangreas. Ay, que ya está revolviendo el arca. Toma una perrilla y ve a por magnesia. En la carpintería de Manolo te espera el tito. Súbete por la peana que no se asombre el mulo. Hoy te peso con la romana. Si quieres ver la tele vete ancá Dolores Ariza. Con los vales del azucarero tráeme pan y medio. No te asomes a la tinaja del avenate que te hosicas. Qué negrilla se ha puesto, que parece del miajón de la morcilla. 

Si difícil es recuperarse de una infancia desgraciada superar una infancia feliz es imposible.

Imagen: fotografía familiar. Años 60.

Comentarios

  1. Bonito relato. Tengo un poema titulado Nostalgia publicado en mi blog y otro titulado Recuerdos de Infancia publicado en mi libro "Cuevas de San Marcos, entre fotos y versos". Nostalgias y recuerdos nos hacen revivir nuestra infancia y volver a disfrutarla.
    No sabía que tenías un blog.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí. Tengo tu libro.
      Mi tía me lo compró para regalármelo este verano. Lástima que, finalmente, no lo pudiste firmar.
      Me ha gustado mucho.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Me e queao pá que me metan los pies en agua.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Y eso cómo es, Francisco?
      Ja, ja, ja. Explícamelo.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El niño de la Tomasa

El niño de la Tomasa nació en Córdoba, la llana; la Sultana, la que reluce al sur de Europa.

Con ese nombre y esa piel verde aceituna, estaba destinado a ser torero -fina cintura quebrando en el albero-, cantaor -quejío profundo en la madrugada- o, quizá, bailaor -gracia y templanza en cada paso-...

El niño de la Tomasa quizá tenía un futuro más anónimo: recoger aceitunas, tener una novia morena como su madre, pasear los puentes tendidos sobre el Guadalquivir hermoso, aspirar el aroma en el patio de los limoneros, llevar a sus hermanos de la mano entre casas encaladas, besar la frente de su abuela sentada al fresco de la noche estival...

Y, sin embargo, vocea desde más allá del Mediterráneo cantos de muerte; recoge de la historia nombres medievales, pueblos y territorios que duermen en los libros para amenazar, dedo en alto, con horrores infinitos.

Clama y reclama por una tierra que fue suya y que dejó atrás en nombre de los dioses que se alimentan de sangre. Tuvo en su mano la fortu…

El nombre que me nombra

Me contaba mi madre que me llamo María por haber nacido en mayo. Mi primer nombre, Ana, es el de mi abuela paterna.
Se llamaba Ana del Carmen pero, cuando yo la conocí, ya era Anica para todos.
Es tarde para saber cómo la llamaba su madre desde la puerta cuando correteaba por las calles de un pueblo empedrado, cómo la llamaban sus amigas, cómo la llamó su novio Nicolás por vez primera...

Yo soy Ana María en todos los documentos oficiales: papeles y papeles que nos clasifican, nos señalan, nos definen, nos certifican como vivos y caminantes por una vida cada vez más controlada.

Fui -y soy- Ana Mari para todos los que me conocieron en la infancia. Ana Mari con trenzas, Ana Mari vivaracha e inquieta, Ana Mari en la boca de los que tanto me quisieron. Cuando me llaman Ana Mari vuelvo a ese tiempo del que nunca nos recuperamos; si es desgraciado, por desgraciado; si es feliz, por feliz.

Cuando llegó la adolescencia y quise que el reloj corriera para entrar en ese soñado mundo de los adult…

Escribo para mi gato III. El contenido no está disponible

Y abrió el face y no lo encontró.

Y, en su desesperación, solo halló consuelo en el ripio melancólico.







El contenido no está disponible.
Es un verso perfecto de soneto.
Cargado de metralla está repleto
y hiela el corazón; verso terrible.

Las palabras y voces que han callado
son murmullos ya solo en mi cabeza.
Las antenas, que mueren de pereza,
me niegan alimento enamorado.

Se cortan los caminos y los pasos,
se sellan las salidas y las vías,
se rechazan los últimos abrazos,

se niega que dijiste que morías.
Y hiere el corazón, con un zarpazo;
sentencia de la vil tecnología.