Ir al contenido principal

Cosas que amargan los días.

Un mensaje que no obtiene la respuesta esperada.
Saber que las cosas terminan, así queramos o no.
Palabras que se dicen a destiempo. Silencios que se lanzan a destiempo. Gestos que no se entienden.

Las primeras hojas coloreadas por el otoño.
Un día en el que sol se nos niega.
La soledad impuesta.

Amigos que se desvanecen y presencias que se imponen.
Las canas, las arrugas, el peso de los años.
La infancia tan lejana y el fin tan cerca.

Tomar las decisiones equivocadas. Posponer los deseos. Temer los cambios. Renunciar a ilusiones. Cargar con culpas.

Las lágrimas que no puedes evitar y las sonrisas que se hielan.
Los inviernos furtivos que atacan en abril.

Las despedidas, siempre. Los adioses, a cualquiera.
Los borrones en el libro de nuestra vida. Tachar días vacíos. Esperar lo que se sabe imposible.

Olvidar cómo sonaba una voz querida. Repasar álbumes llenos de muertos.

Ir y no volver. Regresar y no quedarse. Permanecer sin querer. Cambiar sin ánimo.

Los deseos no cumplidos. Las promesas rotas. Los propósitos imposibles.

Que la lluvia te cale. El frío fuera y dentro. Perder un objeto pequeño y querido.

Un grito injusto. Alguien que no te invita. Un desaire. Un vacío. El buzón sin cartas. El teléfono frío.

La cama revuelta de una noche de insomnio. La sopa tibia. Un cajón revuelto. Papeles extraviados. Una historia sin final feliz. Un saludo negado.

Que te quisieran y no te quieran. Que te extrañaran y te olviden.
Un dolor insidioso en medio de la noche. Olvidar un recado. Perder las llaves. Pisar un insecto.

Sentirse menos sabiéndose más. Amar sin ganas. Odiar sin esfuerzo.

Escribir una lista de amarguras.

Imagen: 'Paisaje triste' de Juan Esteban Pieralisi.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Hoy es San Marcos

Y le ponemos nombre a un santo y, con él, a un pueblo entero.

Y a su amparo pedimos
que haya cosecha,
que salga bien nuestro asunto,
que el achaque de salud pase de largo,
que venga bien un niño,
que ese amor que ahora nace sea por siempre,
que se curen los males de la cabeza y el corazón,
que se entierren las dudas,
que no tengamos noches inciertas,
que nos dure una madre,
que no nos falte un hijo,
que renunciemos a lo imposible,
que sepamos esperar,
que tengamos cordura y si es locura, sea de la buena,
que haya siempre una mano que ayude,
que haya siempre un perdón,
que se cumplan promesas,
que se desaten nudos,
que seamos libres en nuestra casa y esclavos en nuestros afanes,
que riamos con ganas,
que lloremos con tiento,
que nos desesperemos lo justo y necesario,
que la tierra nos bendiga,
que el cielo nos proteja,
que la luz nos ilumine,
que la amistad nos consuele,
que la vida valga la pena... aunque sea por ratitos.

Y entre juergas y cante, comida y tradición, cada cual con su …

En Cantareros, ocho.

En Cantareros, ocho. Una casa pequeña, encalada. Una reja sobresalida, en el primer piso, por donde salió al mundo mi primer grito. En el zaguán fresco del mes de mayo despide mi padre a la comadrona. Hasta el año que viene, dice Lucía, acostumbrada a visitar a menudo a las familias. Yo me quedo acomodada al lado de mi madre. Aún no sé en qué parte del mundo me ha sido dado nacer. Cómo se llama mi pueblo, los habitantes que tiene, de qué vive su gente. Aún no sé que una sierra lo cobija y que están construyendo un monstruo que contiene las aguas.
Cuando salga a mi calle –corta, llanita, una rareza entre las cuestas empedradas que la rodean- veré un cielo azul y geranios acomodados en aros en las puertas. Veré, quizá, la puerta de la ermita, y a las vecinas que dan la enhorabuena. Se paran a mirarme y mi madre retira la toquilla. Del migajón de la morcilla, dice una, porque soy morenita aceituna. Y llora mi madre cuando llega a casa de la suya porque mi tiempo es aún el de las mujeres b…

Los hombres del campo

Nacen los hombres del campo con los ojos en la cara.
Ni la teoría de la evolución ha podido explicar este terrible fallo de la naturaleza pues su mirada solo tiene camino hacia los cielos.
Acostumbran a su nuca los hombres del campo a torcerse hacia arriba -la gorra, el sombrero de palma, la mascota en difícil equilibrio vertical- pues la herencia, obstinada, insiste en negarles aquello que más necesitan.

Escrutan los hombres del campo las nubes. Conocen sus formas y el color que las tiñe:
les gustan grávidas, preñadas, con paso indolente y cansado;
les gustan demorándose entre las sierras, escogiendo perezosas las tierras agraciadas con su fértil lotería.

Los hombres del campo nacen sencillos y por eso, una nube oscura, arrastrándose, y el polvo salpicado del camino les alegran los días.

Son capaces los hombres del campo de oler el agua. El vientecillo que se mece entre los olivos es tema de tertulia y de casino: huele a chubasco, a llovizna, a chispeo, a aguacero, a agua temporal..…