Ir al contenido principal

No pases sin dejar un amén

Mira que soy de buen conformar y, acostumbrada como estoy a alumnos adolescentes, doy el pasar a muchas cosas e intento encontrar en cada opinión, y en cada manifestación de la misma, algo valioso.

Pero hoy estoy un poquito respondona, un tantito rebelde y un mucho hartita.

Me encanta facebook. Entrar y ver a mis amigos -algunos muy reales y otros, al menos de momento, solo virtuales- y leer sus ocurrencias, sus historias, seguir sus vicisitudes y compartir con ellos instantes fugaces de felicidad es un manera mágica de llenar los ratitos de ocio.

Sin embargo, y como -parafraseando aquella divertida sección de El Jueves- alguien tenía que decirlo, voy a repasar todo aquello que me crispa, sobre todo, porque cada vez abunda más:

- La filosofía de secano, mezcla de Coelho con el vecino del quinto, que parece profunda porque se escribe con un programa que la enmarca en un precioso cartel. Sistema filosófico feisbuquero le llamo yo.
- Las indirectas en general que no suelen dar en el blanco a donde quieren ir a parar. Amigos traidores, amantes despechados, maridos y mujeres ofendidas, novios atormentados... Probablemente los destinatarios no se dan por aludidos, aun cuando los etiqueten.
- Las peticiones de juegos para saber si te leen, si te quieren, si eres de los suyos o de los otros, si tienes amigos, conocidos o saludados.
- Las provocaciones y chantajes emocionales del tipo: porque soy negro, porque soy down, porque me falta una pierna, porque tengo un grano en la nariz... no me darás un me gusta.
- La confianza, basada en la fe del carbonero, de que tu amén va a curar el cáncer, el sida; va a paliar el hambre, la guerra, las masacres y hasta los huracanes.
- Las cadenas, tan viejas como el mundo, para que te mueras de miedo con la malisima suerte que te van a traer si las ignoras.

Pero sobre todo, y más que todo, me sublevan esos textos y esas poesías cursis que se recomiendan como geniales o preciosas y que están llenas de lugares comunes, de metáforas manidas y de imágenes trilladas. Quien las alaba tanto, poco ha transitado por la literatura y la magia del buen escribir y del mejor leer.

Así que, para conjurar hoy ese lastre y bendecir un facebook tan bello como quienes lo pueblan se merecen, os dejo este enlace maravilloso: un soneto de Sabina que combina la belleza, la indirecta, la filosofía, la poesía y, si me apuras, los amenes.
'Si quieres enemigos, ya los tienes,
pero si socios buscas, ¿cuándo vienes
a repartir conmigo la poesía?'

Comentarios

Entradas populares de este blog

El niño de la Tomasa

El niño de la Tomasa nació en Córdoba, la llana; la Sultana, la que reluce al sur de Europa.

Con ese nombre y esa piel verde aceituna, estaba destinado a ser torero -fina cintura quebrando en el albero-, cantaor -quejío profundo en la madrugada- o, quizá, bailaor -gracia y templanza en cada paso-...

El niño de la Tomasa quizá tenía un futuro más anónimo: recoger aceitunas, tener una novia morena como su madre, pasear los puentes tendidos sobre el Guadalquivir hermoso, aspirar el aroma en el patio de los limoneros, llevar a sus hermanos de la mano entre casas encaladas, besar la frente de su abuela sentada al fresco de la noche estival...

Y, sin embargo, vocea desde más allá del Mediterráneo cantos de muerte; recoge de la historia nombres medievales, pueblos y territorios que duermen en los libros para amenazar, dedo en alto, con horrores infinitos.

Clama y reclama por una tierra que fue suya y que dejó atrás en nombre de los dioses que se alimentan de sangre. Tuvo en su mano la fortu…

El nombre que me nombra

Me contaba mi madre que me llamo María por haber nacido en mayo. Mi primer nombre, Ana, es el de mi abuela paterna.
Se llamaba Ana del Carmen pero, cuando yo la conocí, ya era Anica para todos.
Es tarde para saber cómo la llamaba su madre desde la puerta cuando correteaba por las calles de un pueblo empedrado, cómo la llamaban sus amigas, cómo la llamó su novio Nicolás por vez primera...

Yo soy Ana María en todos los documentos oficiales: papeles y papeles que nos clasifican, nos señalan, nos definen, nos certifican como vivos y caminantes por una vida cada vez más controlada.

Fui -y soy- Ana Mari para todos los que me conocieron en la infancia. Ana Mari con trenzas, Ana Mari vivaracha e inquieta, Ana Mari en la boca de los que tanto me quisieron. Cuando me llaman Ana Mari vuelvo a ese tiempo del que nunca nos recuperamos; si es desgraciado, por desgraciado; si es feliz, por feliz.

Cuando llegó la adolescencia y quise que el reloj corriera para entrar en ese soñado mundo de los adult…

Escribo para mi gato III. El contenido no está disponible

Y abrió el face y no lo encontró.

Y, en su desesperación, solo halló consuelo en el ripio melancólico.







El contenido no está disponible.
Es un verso perfecto de soneto.
Cargado de metralla está repleto
y hiela el corazón; verso terrible.

Las palabras y voces que han callado
son murmullos ya solo en mi cabeza.
Las antenas, que mueren de pereza,
me niegan alimento enamorado.

Se cortan los caminos y los pasos,
se sellan las salidas y las vías,
se rechazan los últimos abrazos,

se niega que dijiste que morías.
Y hiere el corazón, con un zarpazo;
sentencia de la vil tecnología.