Ir al contenido principal

Felicidades rotundas

Define la RAE la felicidad como un estado de grata satisfacción espiritual y física y como la ausencia de inconvenientes o tropiezos.

Cómo la definimos cada uno de nosotros, esa ya es otra historia. La solemos situar en el pasado y en el futuro. Pero esas felicidades rotundas y presentes, esas pequeñas felicidades que nos sostienen entre el dolor y el estupor cotidiano, se nos escapan entre los dedos cuando son, en realidad, lo que nos da la vida.

De la charla sobre lo que es la felicidad surgió la tarea propuesta a mis alumnos de 3º y 4º de la ESO: indagar en el presente diario, ser conscientes de cuándo somos felices y por qué. Desechar la consecución de grandes proyectos, el logro de grandes objetivos, la llegada a lejanas metas. Enfocar nuestra mirada a aquello que, cada día, nos convierte, quizá por unos breves momentos, en personas plenamente felices.

Y leyendo lo que han escrito no tengo más que rendirme a la lucidez de su adolescencia en flor.

Me hace feliz cuando estoy en un restaurante y veo que viene la comida. R. 15 años
Ver a la gente pasar y mirar las nubes cómo se mueven. N. 14 años
Limpiar el polvo de las cosas sucias. D. 14 años
Irme a dormir sin tener nada tirado en la cama. R. 15 años
Al llegar a casa y descalzarte. R. 16 años
Hacer una comida y las personas que la prueben digan que está buena. M. 15 años
Encontrar paisajes ocultos. Encerrarme con la luz apagada y pensar. D. 16 años
Sentarme en silencio en mi cama mientras llueve.  Cuando en verano llueve. El sonido de cuando abres una botella que dentro contiene gas. N. 14 años
Recordar y pasar por al lado de mi antiguo colegio. V. 14 años
Una de las cosas más importantes y que más feliz me hacen sentir es levantarme cada mañana con vida. K. 15 años
Comer chocolate. M. 14 años
Recibir regalos inesperados por muy tontos que sean. P. 16 años
Tener batería en el teléfono cuando estoy en la calle. P. 15 años
Jugar a fútbol con mi hermano. H. 15 años
Acordarme de cosas de cuando era pequeña. B. 14 años
Cuando acabo de comer y no tengo que volver al cole. A. 15 años
Me hace feliz poder comer todos los días. E. 15 años
Llegar a casa y ponerme el pijama. J. 15 años
Ver a la misma persona todos los días. Que mi madre regañe a mis hermanas cuando tengo la razón. A. 17 años
Me hace feliz que me escuchen cuando hablo. D. 16 años
Hacer bien las operaciones de matemáticas. Estar bajo la sombrilla en la playa. 15 años
Correr hasta cansarme. A. 17 años
Que venga mi padre cansado de trabajar y me dé besitos y abrazos. 15 años
Poderme rascar los ojos sin tener que estar pendiente de que se me corra el rímel o la raya de arriba. A. 15 años
Me hace feliz estudiar poco y sacar buena nota. R. 15 años
Resolver el problema de una persona. A. 15 años
Comer Oreos. 15 años
Llevar el color rosa en algo. A. 15 años
Ver a mis padres felices. A. 17 años

Aprendamos y seamos felices. O, al menos, moderadamente felices.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El niño de la Tomasa

El niño de la Tomasa nació en Córdoba, la llana; la Sultana, la que reluce al sur de Europa.

Con ese nombre y esa piel verde aceituna, estaba destinado a ser torero -fina cintura quebrando en el albero-, cantaor -quejío profundo en la madrugada- o, quizá, bailaor -gracia y templanza en cada paso-...

El niño de la Tomasa quizá tenía un futuro más anónimo: recoger aceitunas, tener una novia morena como su madre, pasear los puentes tendidos sobre el Guadalquivir hermoso, aspirar el aroma en el patio de los limoneros, llevar a sus hermanos de la mano entre casas encaladas, besar la frente de su abuela sentada al fresco de la noche estival...

Y, sin embargo, vocea desde más allá del Mediterráneo cantos de muerte; recoge de la historia nombres medievales, pueblos y territorios que duermen en los libros para amenazar, dedo en alto, con horrores infinitos.

Clama y reclama por una tierra que fue suya y que dejó atrás en nombre de los dioses que se alimentan de sangre. Tuvo en su mano la fortu…

El nombre que me nombra

Me contaba mi madre que me llamo María por haber nacido en mayo. Mi primer nombre, Ana, es el de mi abuela paterna.
Se llamaba Ana del Carmen pero, cuando yo la conocí, ya era Anica para todos.
Es tarde para saber cómo la llamaba su madre desde la puerta cuando correteaba por las calles de un pueblo empedrado, cómo la llamaban sus amigas, cómo la llamó su novio Nicolás por vez primera...

Yo soy Ana María en todos los documentos oficiales: papeles y papeles que nos clasifican, nos señalan, nos definen, nos certifican como vivos y caminantes por una vida cada vez más controlada.

Fui -y soy- Ana Mari para todos los que me conocieron en la infancia. Ana Mari con trenzas, Ana Mari vivaracha e inquieta, Ana Mari en la boca de los que tanto me quisieron. Cuando me llaman Ana Mari vuelvo a ese tiempo del que nunca nos recuperamos; si es desgraciado, por desgraciado; si es feliz, por feliz.

Cuando llegó la adolescencia y quise que el reloj corriera para entrar en ese soñado mundo de los adult…

Escribo para mi gato III. El contenido no está disponible

Y abrió el face y no lo encontró.

Y, en su desesperación, solo halló consuelo en el ripio melancólico.







El contenido no está disponible.
Es un verso perfecto de soneto.
Cargado de metralla está repleto
y hiela el corazón; verso terrible.

Las palabras y voces que han callado
son murmullos ya solo en mi cabeza.
Las antenas, que mueren de pereza,
me niegan alimento enamorado.

Se cortan los caminos y los pasos,
se sellan las salidas y las vías,
se rechazan los últimos abrazos,

se niega que dijiste que morías.
Y hiere el corazón, con un zarpazo;
sentencia de la vil tecnología.