Ir al contenido principal

Alonsenfandelapatrí

Cuatro años en EGB (5º, 6º, 7º y 8º), cuatro años en el instituto (1º, 2º, 3º de BUP y COU) y un año más en la Universidad (1º de Magisterio).
Nueve años de mi vida estudiando francés a razón de unos nueve meses al año y tres horas por semana.
Que digo yo que debería tener un nivelazo. Un poquito oxidado, pero nivelazo.

Con esa disposición optimista me he encaminado esta tarde a hacer una prueba de nivel en la Escuela Oficial de Idiomas.
La prueba escrita... pasable. Lo peor ha sido la prueba oral. Cuando me he visto a solas con un profesor que de repente ha empezado a hablar a una velocidad endiablada en francés -o a mí me lo parecía- el corazón me ha empezado a latir en la boca, el estómago se me ha puesto del revés, sudores fríos me recorrían el cuerpo...: un conjunto de síntomas próximo al ataque cardíaco. Creo que no he hilvanado ni tres palabras seguidas. El pobre hombre doblaba la hojita de papel en la que estaba anotando sus impresiones sobre mi soltura lingüística. Le agradezco la prudencia pero de sobras sé yo lo que debía estar poniendo.
Después he subido al vestíbulo a esperar mi sentencia. La jefa de estudios, que era quien corregía mi examen, ha subido toda ella azorada y con una exquisita diplomacia francesa me ha dicho que bueno, que el nivel escrito no estaba mal, que se notaba que tenía nociones (¡nociones! ¡nueve años de mi vida!) pero que el nivel oral no estaba a la altura (a la altura del betún debía estar pensando). Que su recomendación era que me apuntara a 1º porque en 2º iba a ir muy apurada. "¿No te importa?", me ha dicho. Debe haber gente que se niegue, digo yo. He dicho que no, qué iba a decir: si estoy de 1º, estoy de 1º. Así que dentro de unas semanas allí estaré yo, haciendo primero de francés.

Mientras bajaba una cuesta criminal, que me tocará subir y bajar dos veces por semana durante todo el curso, he elaborado diversas teorías sobre lo que acababa de ocurrir.
O bien yo no sabía francés y he vivido una ilusión sostenida por las notas superiores al cinco mantenidas durante nueve años o bien yo sabía francés pero se ha perdido en la nebulosa de mi memoria, ya en franca decadencia.
O bien yo no sabía francés y el nivel exigido (durante nueve años por unos nueve profesores diferentes y en tres centros distintos) permitía crear la idea de que sí o bien yo sabía francés y el miedo escénico (un espectador) me ha impedido demostrarlo.
O bien yo no sabía francés o bien lo sabía...

Primero el curso próximo. Voilà un garçon. C'est Robeeeert.

Comentarios

  1. Siempri nus quedara el castù.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Señol jues, pasi usté más alanti y que entrin tós esos, no le dé a usté ansia, no le dé a usté mieo ...
      Casi mejor esto que el francés.

      Eliminar
  2. C'est quand on perd quelque chose qu'on se rend compte de sa valeur.
    Tu sais français, ma cherie.
    Mais tu l'as oublié.
    Cherche dans le sac de la mémoire, s'il vous plaît.
    Beaucoup de baisers.
    Au revoir, Ana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Le sac de la mémorie est vide!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Hoy es San Marcos

Y le ponemos nombre a un santo y, con él, a un pueblo entero.

Y a su amparo pedimos
que haya cosecha,
que salga bien nuestro asunto,
que el achaque de salud pase de largo,
que venga bien un niño,
que ese amor que ahora nace sea por siempre,
que se curen los males de la cabeza y el corazón,
que se entierren las dudas,
que no tengamos noches inciertas,
que nos dure una madre,
que no nos falte un hijo,
que renunciemos a lo imposible,
que sepamos esperar,
que tengamos cordura y si es locura, sea de la buena,
que haya siempre una mano que ayude,
que haya siempre un perdón,
que se cumplan promesas,
que se desaten nudos,
que seamos libres en nuestra casa y esclavos en nuestros afanes,
que riamos con ganas,
que lloremos con tiento,
que nos desesperemos lo justo y necesario,
que la tierra nos bendiga,
que el cielo nos proteja,
que la luz nos ilumine,
que la amistad nos consuele,
que la vida valga la pena... aunque sea por ratitos.

Y entre juergas y cante, comida y tradición, cada cual con su …

Escribo para mi gato XIII. El caganiu

La nieta catalana que él no conoce -porque no sabe ni siquiera que Cataluña existe y que a las ocho y diez minutos de esa tarde de octubre va a gritar al mundo que ha nacido un Estado Catalán- le llamaría el caganiu. Porque ella también lo es –el pequeño de la casa- y sabe que ese puesto es una distinción que les hace transitar por la infancia con unos privilegios que conceden los padres ya cansados de crianza. El caganiu obtiene favores, acordes con el tiempo y las posibilidades que la vida ofrece, y disfruta de pequeños y leves premios cotidianos que, aún siendo así, le hacen crecer frente a sus hermanos, ya atareados en las exigencias del mundo adulto. El caganiu, con las rodillas peladas y cubiertas con el pantalón largo –porque el invierno de aquellos años lejanos en el tiempo y en la distancia se cierne rápidamente tras un otoño breve-, ha ido a la escuela, pero hoy no ha entrado. El entrar depende de que haga sol o frío, de que los amigos más queridos hayan ido también o estén to…

Escribo para mi gato XII. Lo que el monstruo calla

Saca sus historias de las madrugadas de sueños afiebrados. Se despierta empapada en sudor, con la camiseta arrebujada contra el pecho, como si hubiera librado una batalla perdida de antemano. La respiración agitada y las pupilas dilatadas. Un ruido en la cabeza como el de trenes maniobrando en las noches inciertas de la guerra. Echa mano a la mesilla de noche donde descansa la agenda de páginas cuadriculadas y la pluma de su padre y, aún en el estupor de la duermevela, sentada en la cama, apoya el cuaderno en las piernas y empieza historias que nunca sabe dónde la llevarán. A veces, como en trance, garabatea sobre personajes que creía perdidos en la memoria. A veces, transcribe imágenes que se le cruzaron entre el sueño y la vigilia. A veces, las historias avanzan por su cuenta y riesgo, sin control, recorriendo el camino de la cabeza al papel por cuenta propia. La noche de la tormenta no fueron los truenos ni el resplandor que ponía en el cuarto una luz de iglesia bendecida lo que la de…