Ir al contenido principal

El inspector que ordeñaba vacas (I)

Este hombretón que vemos en la fotografía se llama Luis J. Esteban Lezáun.

Nos ha mantenido pegados al televisor durante muchas tardes. Primero el año pasado y ahora este verano.
Con esta pinta de bruto que tiene y, de repente, descubrimos que tiene más músculo en la cabeza que en los brazos, que ya es decir.

Lo mismo sabía que el adjetivo o participio cuyo fin principal no es determinar o especificar el nombre, sino caracterizarlo es un epíteto o que lo que no se puede eludir o excusar es inexcusable o que la situación o momento de apogeo de una cosa es el zenit o que la intranquilidad por algo que molesta o que no acaba de llegar es la inquietud. Que sí, que eso lo sabe mucha gente, pero que te venga a la cabeza a una velocidad endiablada y lo dispares como si lo estuvieras leyendo... eso ya no es tan común.

He entrado en un foro que comenta su último programa en agosto y me ha sorprendido ver que los comentarios, en su mayoría, son destructores: que si no era un caballero, que si tenía artimañas, que si no se creía que pudiera perder... Es sorprendente cómo se juzga a la gente por unos minutos que los vemos en pantalla. Pero así es para los personajes que se ponen delante de una cámara: están expuestos a la crítica fácil, con razón o sin ella.

Pero bueno, a lo que voy, que este hombre inteligente y con una sangre fría admirable resulta que es... ¡tachán! inspector jefe de policía. Ha estado en las GOES de Barcelona (el Grupo de Operaciones Especiales) y ahora está al mando de la comisaría de Manacor. Y para acabar de epatarnos resulta que ha escrito un libro que es el que da título a esta entrada: "El inspector que ordeñaba vacas". Parece ser que es una novela negra con un toque de espiritualidad.

Me la voy a leer y a daros cumplida cuenta de si deja tan boquiabiertos como sus intervenciones en pantalla. De ahí que el título lleve un (I) que quiere decir que habrá una segunda parte.

Como reflexión final para esta entradita intrascendente he de decir que policías como éste se alejan del estereotipo de tipo bruto, inculto y sospechoso de todo menos de pensar. Esperemos que siempre estén al servicio del ciudadano y no azuzado contra él por los políticos de turno.

Comentarios

  1. En la excepción siempre está la regla.

    ResponderEliminar
  2. Esperemos que así sea por la cuenta que nos trae a los ciudadanos.

    ResponderEliminar
  3. Me ha gustado mucho, muchisimo el libro, genial!!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El niño de la Tomasa

El niño de la Tomasa nació en Córdoba, la llana; la Sultana, la que reluce al sur de Europa.

Con ese nombre y esa piel verde aceituna, estaba destinado a ser torero -fina cintura quebrando en el albero-, cantaor -quejío profundo en la madrugada- o, quizá, bailaor -gracia y templanza en cada paso-...

El niño de la Tomasa quizá tenía un futuro más anónimo: recoger aceitunas, tener una novia morena como su madre, pasear los puentes tendidos sobre el Guadalquivir hermoso, aspirar el aroma en el patio de los limoneros, llevar a sus hermanos de la mano entre casas encaladas, besar la frente de su abuela sentada al fresco de la noche estival...

Y, sin embargo, vocea desde más allá del Mediterráneo cantos de muerte; recoge de la historia nombres medievales, pueblos y territorios que duermen en los libros para amenazar, dedo en alto, con horrores infinitos.

Clama y reclama por una tierra que fue suya y que dejó atrás en nombre de los dioses que se alimentan de sangre. Tuvo en su mano la fortu…

El nombre que me nombra

Me contaba mi madre que me llamo María por haber nacido en mayo. Mi primer nombre, Ana, es el de mi abuela paterna.
Se llamaba Ana del Carmen pero, cuando yo la conocí, ya era Anica para todos.
Es tarde para saber cómo la llamaba su madre desde la puerta cuando correteaba por las calles de un pueblo empedrado, cómo la llamaban sus amigas, cómo la llamó su novio Nicolás por vez primera...

Yo soy Ana María en todos los documentos oficiales: papeles y papeles que nos clasifican, nos señalan, nos definen, nos certifican como vivos y caminantes por una vida cada vez más controlada.

Fui -y soy- Ana Mari para todos los que me conocieron en la infancia. Ana Mari con trenzas, Ana Mari vivaracha e inquieta, Ana Mari en la boca de los que tanto me quisieron. Cuando me llaman Ana Mari vuelvo a ese tiempo del que nunca nos recuperamos; si es desgraciado, por desgraciado; si es feliz, por feliz.

Cuando llegó la adolescencia y quise que el reloj corriera para entrar en ese soñado mundo de los adult…

Escribo para mi gato III. El contenido no está disponible

Y abrió el face y no lo encontró.

Y, en su desesperación, solo halló consuelo en el ripio melancólico.







El contenido no está disponible.
Es un verso perfecto de soneto.
Cargado de metralla está repleto
y hiela el corazón; verso terrible.

Las palabras y voces que han callado
son murmullos ya solo en mi cabeza.
Las antenas, que mueren de pereza,
me niegan alimento enamorado.

Se cortan los caminos y los pasos,
se sellan las salidas y las vías,
se rechazan los últimos abrazos,

se niega que dijiste que morías.
Y hiere el corazón, con un zarpazo;
sentencia de la vil tecnología.