Ir al contenido principal

El inspector que ordeñaba vacas (II)

Como lo prometido es deuda, me he leído  "El inspector que ordeñaba vacas" y aquí van mis opiniones.

Antes que nada espero que esta entrada no llegue a las manos del autor puesto que, siendo como es poli, no me gustaría a mí tener problemas con la ley y menos con un representante de la ley tan rotundo como éste.

A lo que vamos. La historia está contada en dos lugares y momentos: cuando el inspector (porque el protagonista es poli, como el autor) está en Barcelona metido en una truculenta investigación con corrupción de menores por medio y dos años después, en Brasil, dedicado a la vida de granjero.

Cualquier lector, por poco leído que sea, sabe que las historias que se cuentan desde dos momentos diferentes tienen que mantener una tensión adecuada y en esta novela esto no ocurre: se ve demasiado claramente que todo acabó bien y que el protagonista es feliz cual perdiz con su amada (¡ay, que he destripado una parte!).

La historia es muy planita, poco creíble, con unos malos, malísimos y unos buenos, buenísimos. Por cierto que hay un grupito de eruditos muy entrañable, que es quien lo pone en el camino de la paz interior, que a mí me recuerdan a aquellos sabios estrafalarios de la película "Bola de fuego" . En las lecciones que le imparten esos sabios maravillosos aprovecha el autor para endosarnos una supuesta filosofía de vida que, me da a mí en la nariz, que él lleva a rajatabla en su vida real y de la que se siente especialmente satisfecho. A decir verdad, por lo menos físicamente, le está dando claros resultados.

Pero lo peor, peor, lo que me ha chirríado durante toda la lectura es que es una novela de concursante de Pasapalabra. Y, claro, ver Pasapalabra es fantástico, estimulante, divertido. Pero leer un libro en clave Pasapalabra te llega a cansar.

Voy a poner algunos ejemplos para que veáis claro lo que quiero decir. "...de forma que subvenga a todas las necesidades del predio.", "Creo que les congratula ver cómo me complazco con sus presentes.", "...procedió a la hercúlea tarea de depositar su ampulosa corpulencia sobre la butaca.", "...no conseguía conturbar mi alma...", "...me habían armado con una panoplia de recursos personales...", "...empapándome del silencio centenario que, a pesar de las hordas de turistas que lo usurpaban, destilaban sus edificios de piedra,...", "...mi contento se disipó...", "...me asaltó de forma inopinada...", "...el cumplimiento del precepto dominical constituye sólo un insignificante paréntesis pseudoespiritual en sus vidas de descreídos animales consumistas.", "...promovía a la fuerza el cambio de titularidad de la ilícita mercancía...", "...me había abierto un apetito voraz, por lo que me premié dándome un festín...", "...La pantagruélica pitanza..." y así hasta la saciedad.

En fin, que a mi querido Luis, el fantástico concursante que me tenía encandilada delante del televisor, le diría dos cosas: la primera que busqué un misterio más elaborado con personajes con luces y sombras (al estilo Brunetti o Montalbano, por ejemplo) y, segunda, que ante la duda entre dos palabras, escoja la más clara y sencilla por encima de la más culta. y alejada del uso cotidiano. Delibes decía que empezó a ser un buen escritor cuando se dio cuenta de que el lenguaje sencillo y cristalino era el que daba más fuerza a la historia. Parafraseando algo muy oído: menos es más.

Y, bueno, nada, que ésta es una crítica sin acritud. Yo, que escribo majaderías, me descubro ante quienes cumplen su sueño de poner una historia en las librerías y que la gente las compre, las lea... aunque las critique. Bravo por los que tienen el valor de hacerlo.
Y  no os compréis el libro, os lo dejo.

Comentarios

  1. Grandilocuente y decimonónico el señor, por lo que parece.
    Gracias por el consejo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y sólo he escogido unas frasecillas al azar. Así, todo el libro.
      Besos.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

En mi casa

Llegará. Lo sabemos pues nos dijeron que es lo único cierto.
Vendrá queda, sin hacer ruido, como llegan las tardes otoñales o los ocasos plácidos. De puntillas, silenciosa. Suave, plácida, señora.
O vendrá tormentosa, con estruendo, haciéndose notar, echando pregones, anunciada, batallada, vencedora. Cruel, impía.

La esperaremos sentados a la puerta, viendo pasar la vida ya un tanto ajena a nosotros; con los caminos recorridos y todas las puntadas dadas.
O descubriremos sorprendidos que llega a deshora, que nos pilla sin arreglar aún; que tenemos un puchero en la lumbre y no hemos cerrado tantos cajones abiertos.

Saludaremos su llegada porque la eternidad es triste cuando se fueron tus amigos de la escuela, el vecino, los tenderos de toda la vida y jóvenes que se te adelantaron sin querer ni deber.
O pediremos más tiempo; no aún, no todavía, no tan pronto, no en este momento.

Habremos preparado su llegada. Hecho encargos. Repartido cartas. Despedido gente.
O marcharemos sin un adiós.…

En Cantareros, ocho.

En Cantareros, ocho. Una casa pequeña, encalada. Una reja sobresalida, en el primer piso, por donde salió al mundo mi primer grito. En el zaguán fresco del mes de mayo despide mi padre a la comadrona. Hasta el año que viene, dice Lucía, acostumbrada a visitar a menudo a las familias. Yo me quedo acomodada al lado de mi madre. Aún no sé en qué parte del mundo me ha sido dado nacer. Cómo se llama mi pueblo, los habitantes que tiene, de qué vive su gente. Aún no sé que una sierra lo cobija y que están construyendo un monstruo que contiene las aguas.
Cuando salga a mi calle –corta, llanita, una rareza entre las cuestas empedradas que la rodean- veré un cielo azul y geranios acomodados en aros en las puertas. Veré, quizá, la puerta de la ermita, y a las vecinas que dan la enhorabuena. Se paran a mirarme y mi madre retira la toquilla. Del migajón de la morcilla, dice una, porque soy morenita aceituna. Y llora mi madre cuando llega a casa de la suya porque mi tiempo es aún el de las mujeres b…

Los hombres del campo

Nacen los hombres del campo con los ojos en la cara.
Ni la teoría de la evolución ha podido explicar este terrible fallo de la naturaleza pues su mirada solo tiene camino hacia los cielos.
Acostumbran a su nuca los hombres del campo a torcerse hacia arriba -la gorra, el sombrero de palma, la mascota en difícil equilibrio vertical- pues la herencia, obstinada, insiste en negarles aquello que más necesitan.

Escrutan los hombres del campo las nubes. Conocen sus formas y el color que las tiñe:
les gustan grávidas, preñadas, con paso indolente y cansado;
les gustan demorándose entre las sierras, escogiendo perezosas las tierras agraciadas con su fértil lotería.

Los hombres del campo nacen sencillos y por eso, una nube oscura, arrastrándose, y el polvo salpicado del camino les alegran los días.

Son capaces los hombres del campo de oler el agua. El vientecillo que se mece entre los olivos es tema de tertulia y de casino: huele a chubasco, a llovizna, a chispeo, a aguacero, a agua temporal..…