Ir al contenido principal

Vidas que nunca viviré: fotógrafa de fama mundial

Yo haría grandes exposiciones con un título atrayente.

Por ejemplo: "Manos que trabajan". Sería una serie de fotografías en las que aparecerían primeros planos de manos enfrascadas en alguna actividad.
Manos de albañil colocando primorosamente filas de ladrillos. Manos de juez dando con el mazo. Manos de escritor posadas delicadamente en el teclado de un ordenador. Manos de bombero aferradas dramáticamente a la manguera.

Se expondrían en las más reputadas galerías de París, Nueva york y Londres. Después del éxito clamoroso recorrerían, itinerantes, ciudades más discretas, de países en vías de desarrollo, como Madrid, Barcelona o Río de Janeiro.

Mientras el éxito recompensaba mi arte yo ya estaría enfrascada en nuevos proyectos.
Por ejemplo: "Los pies en la tierra".
Ahí se recogerían imágenes de los pies de un recolector de cacao peligrosamente cerca de su herramienta de trabajo; de los pies de un niño churretoso encima de un vertedero con el contrapunto de la cabeza de una gaviota disputándole el botín; de los pies de una rubia oxigenada al borde de una piscina megasupergrande; de los pies de un cadáver con una etiqueta identificativa en su dedo gordo; de los pies manchados de tinta de un recién nacido.

Por supuesto, todas las fotografías en blanco y negro o, si me apuras, coloreadas con la técnica de los años 30. Y con granito. Con mucho granito.
Evitaría titularlas. Solo le pondría números: número 1, número 2, número 3...
Con el paso del tiempo Ruano nº 3 sería tan conocida como Chanel nº 5: todo el mundo sabría de lo que se estaba hablando.

Mi vida no tendría ataduras: ni parejas estables, ni hijos, ni relaciones familiares convencionales. Mi círculo se ceñiría a un puñado de intelectuales, aristócratas y millonarios extavagantes. Todos ellos, como mínimo, alcohólicos o cocainómanos. Pasarían largas temporadas en mi casa o yo en las suyas. También acogeríamos a gente del pueblo que nos diera un toque de gente concienciada. Podría ser un viejo bailarín de claqué, un antiguo marxista-leninista, un torero venido a menos, un chino misterioso residente en Chinatown... Cuantos más hombres mejor: las mujeres inquietantes no deben rodearse de mujeres.

Ya mayor, recibiría la visita de plumillas jóvenes en busca de la entrevista de su vida. Les ofrecería frases lapidarias del tipo: "Sólo veo la vida a través de un objetivo", "Mis manos tiemblan con el tic del disparador", "Sueño con encuadres en blanco y negro" y silencios profundos que ellos interpretarían después con tono apocalíptico.

Una vez muerta dispondría que aventaran mis cenizas en la Quinta Avenida de Nueva York o en una duna del Sáhara o al pie del Kilimanjaro o en el valle del Jerte con todos los cerezos en flor... Ninguna lápida podría acoger tanta grandeza e inmortalidad. Sólo mis cenizas vagando por el aire y mis fotografías dando la vuelta al mundo por siempre jamás.

Y ya está.

Imagen: Mirtha Díaz Fuentes
 http://www.flickr.com/photos/midiazf/7012121261/

Comentarios

  1. En otra vida, Ana. Pídetelo para otra vida.
    Si lo consigues, me avisas para que no me asuste de tanto glamour. Pero recuerda que las fotografías, al contrario de la pintura, recogen la cruda realidad.
    Buena entrada.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, guapa.
      Igual si que vamos viviendo vidas diferentes y no nos acordamos.
      Ya sabes que hay religiones que creen en la reencarnación. Y otras que creen que nos vamos reencarnando sólo mientras tenemos culpas que pagar.
      Un abrazo.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El niño de la Tomasa

El niño de la Tomasa nació en Córdoba, la llana; la Sultana, la que reluce al sur de Europa.

Con ese nombre y esa piel verde aceituna, estaba destinado a ser torero -fina cintura quebrando en el albero-, cantaor -quejío profundo en la madrugada- o, quizá, bailaor -gracia y templanza en cada paso-...

El niño de la Tomasa quizá tenía un futuro más anónimo: recoger aceitunas, tener una novia morena como su madre, pasear los puentes tendidos sobre el Guadalquivir hermoso, aspirar el aroma en el patio de los limoneros, llevar a sus hermanos de la mano entre casas encaladas, besar la frente de su abuela sentada al fresco de la noche estival...

Y, sin embargo, vocea desde más allá del Mediterráneo cantos de muerte; recoge de la historia nombres medievales, pueblos y territorios que duermen en los libros para amenazar, dedo en alto, con horrores infinitos.

Clama y reclama por una tierra que fue suya y que dejó atrás en nombre de los dioses que se alimentan de sangre. Tuvo en su mano la fortu…

El nombre que me nombra

Me contaba mi madre que me llamo María por haber nacido en mayo. Mi primer nombre, Ana, es el de mi abuela paterna.
Se llamaba Ana del Carmen pero, cuando yo la conocí, ya era Anica para todos.
Es tarde para saber cómo la llamaba su madre desde la puerta cuando correteaba por las calles de un pueblo empedrado, cómo la llamaban sus amigas, cómo la llamó su novio Nicolás por vez primera...

Yo soy Ana María en todos los documentos oficiales: papeles y papeles que nos clasifican, nos señalan, nos definen, nos certifican como vivos y caminantes por una vida cada vez más controlada.

Fui -y soy- Ana Mari para todos los que me conocieron en la infancia. Ana Mari con trenzas, Ana Mari vivaracha e inquieta, Ana Mari en la boca de los que tanto me quisieron. Cuando me llaman Ana Mari vuelvo a ese tiempo del que nunca nos recuperamos; si es desgraciado, por desgraciado; si es feliz, por feliz.

Cuando llegó la adolescencia y quise que el reloj corriera para entrar en ese soñado mundo de los adult…

Escribo para mi gato III. El contenido no está disponible

Y abrió el face y no lo encontró.

Y, en su desesperación, solo halló consuelo en el ripio melancólico.







El contenido no está disponible.
Es un verso perfecto de soneto.
Cargado de metralla está repleto
y hiela el corazón; verso terrible.

Las palabras y voces que han callado
son murmullos ya solo en mi cabeza.
Las antenas, que mueren de pereza,
me niegan alimento enamorado.

Se cortan los caminos y los pasos,
se sellan las salidas y las vías,
se rechazan los últimos abrazos,

se niega que dijiste que morías.
Y hiere el corazón, con un zarpazo;
sentencia de la vil tecnología.