Ir al contenido principal

Segundas -o primeras- oportunidades


La Papiola, sábado, mercadillo de ¿¿¿antigüedades???

Nos damos un paseo entre los puestos. Unos son mesas bien colocaditas. Otros, sábanas extendidas en el suelo. Paseamos relajados -el fin de semana casi entero por delante, el sol cálido después de las tormentas, gente querida- y vamos señalando aquellos objetos que nos llaman la atención.

Hay muñecas a las que a duras penas les quedan cuatro pelos, radiocassettes, enciclopedias de los años 70, baldosas desparejadas, ropa usada, tornillos, volantes, cuadros de estaño repujado, Cristos sangrantes, calculadoras que convierten a euros, bocinas de automóviles, calabazas Ruperta, tazas sin plato y platos sin taza, postales amarillentas, discos de vinilo, teléfonos móviles de un quilo de peso, recuerdos de pueblos y ciudades en forma de farolillos, jarritos, dedales, llaveros...

Hay montones de cosas a 0,50. Otras, a euro. Las que podrían -con generosidad- restaurarse y colocarse en algún rincón discreto personalizan su precio: 5, 10, 20 euros...

Mientras contemplo una manta en la que se mezclan cassettes de El Fary, platos recuerdo de Talavera y juguetes roñosos no puedo evitar oír la conversación entre la vendedora y alguien a quien conoce: "Es que, mira, se guardan muchas cosas y ya me cansé y dije, me quedo con lo que me interesa y vendo lo otro." Y entonces le eché una mirada a "lo otro".

Por la tarde he repasado las fotos hechas con el móvil y la primera reacción ha sido reírme. ¡Qué gracia!
El catalanatet con su barretina y su traje de fieltro polvoriento. Las monedas de 2 reales. Un hacha oxidada. Una cesta de picnic que ya está para pocas excursiones. Una mano de almirez. Un tacatá al que le falta una rueda. Auriculares de Renfe. Muñecas de miga de pan.

Y después de las risas me he puesto melancólica.
Porque aquellos objetos pedían a gritos una segunda oportunidad.
Habían pasado sus años gloriosos. Quizá fueron comprados después de tiempo de ahorro y llegaron a las casas envueltos en la ilusión de lo nuevo y de lo deseado. Quizá fueron desgraciados desde el primer momento y quien los recibió lo hizo con el sentimiento de horror que despierta aquello que jamás compraríamos porque está en las antípodas de nuestros gustos y nuestros anhelos.
Quizá sufrieron cambios y mudanzas. Quizá durmieron el sueño de los justos en un trastero, en un baúl, en la habitación vacía de alguien que partió para no volver. Puede que se hayan rescatado después del naufragio de una vida: el abuelo que murió y hay que vaciar la casa, la separación después de años de monotonía...

Y están allí y, con suerte, alguien descubrirá que aquello era lo que le faltaba, que hay un rincón estupendo donde lucirlo, que con una manita de pintura quedará genial, que es el que le faltaba para la colección...

Objetos que merecen vivir una segunda oportunidad, recuperar el brillo perdido, ser útiles o queridos nuevamente para alguien. O, quién sabe, quizá la primera oportunidad. Pasar de ser estorbo a ser necesario; de ser "pongo" a ser "luzco". Brillar y figurar. Ser útil y ser bello.

Y, en cambio, tantas vidas pasan sin tener primeras ni segundas oportunidades. Niños que vienen al mundo para ser maltratados; mujeres que escogen, una y otra vez, sus parejas entre los depredadores del mundo; jóvenes que se hunden en infiernos personales de los que no saben salir; ancianos que perdieron por el camino el cariño y los amigos...

Tanta gente que querría exponerse en La Papiola. Un sábado cualquiera. Ofrecer lo que son. Recuperar lo que fueron. Que alguien los mire como fueron mirados. Que alguien los mire como no los miraron nunca.
Un mercadillo de afectos, de amores, de apoyos.
Un mercadillo para paliar la injusta vida por la que se haya transitado.

Imagen: fotografías personales. 5 de octubre de 2013.

Comentarios

  1. El encanto de los encantes.
    Trozos de vidas con y sin encanto.
    Encantes relegados.
    Vidas desencantadas: para ellas no hay mercadillo.



    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Hoy es San Marcos

Y le ponemos nombre a un santo y, con él, a un pueblo entero.

Y a su amparo pedimos
que haya cosecha,
que salga bien nuestro asunto,
que el achaque de salud pase de largo,
que venga bien un niño,
que ese amor que ahora nace sea por siempre,
que se curen los males de la cabeza y el corazón,
que se entierren las dudas,
que no tengamos noches inciertas,
que nos dure una madre,
que no nos falte un hijo,
que renunciemos a lo imposible,
que sepamos esperar,
que tengamos cordura y si es locura, sea de la buena,
que haya siempre una mano que ayude,
que haya siempre un perdón,
que se cumplan promesas,
que se desaten nudos,
que seamos libres en nuestra casa y esclavos en nuestros afanes,
que riamos con ganas,
que lloremos con tiento,
que nos desesperemos lo justo y necesario,
que la tierra nos bendiga,
que el cielo nos proteja,
que la luz nos ilumine,
que la amistad nos consuele,
que la vida valga la pena... aunque sea por ratitos.

Y entre juergas y cante, comida y tradición, cada cual con su …

En Cantareros, ocho.

En Cantareros, ocho. Una casa pequeña, encalada. Una reja sobresalida, en el primer piso, por donde salió al mundo mi primer grito. En el zaguán fresco del mes de mayo despide mi padre a la comadrona. Hasta el año que viene, dice Lucía, acostumbrada a visitar a menudo a las familias. Yo me quedo acomodada al lado de mi madre. Aún no sé en qué parte del mundo me ha sido dado nacer. Cómo se llama mi pueblo, los habitantes que tiene, de qué vive su gente. Aún no sé que una sierra lo cobija y que están construyendo un monstruo que contiene las aguas.
Cuando salga a mi calle –corta, llanita, una rareza entre las cuestas empedradas que la rodean- veré un cielo azul y geranios acomodados en aros en las puertas. Veré, quizá, la puerta de la ermita, y a las vecinas que dan la enhorabuena. Se paran a mirarme y mi madre retira la toquilla. Del migajón de la morcilla, dice una, porque soy morenita aceituna. Y llora mi madre cuando llega a casa de la suya porque mi tiempo es aún el de las mujeres b…

Los hombres del campo

Nacen los hombres del campo con los ojos en la cara.
Ni la teoría de la evolución ha podido explicar este terrible fallo de la naturaleza pues su mirada solo tiene camino hacia los cielos.
Acostumbran a su nuca los hombres del campo a torcerse hacia arriba -la gorra, el sombrero de palma, la mascota en difícil equilibrio vertical- pues la herencia, obstinada, insiste en negarles aquello que más necesitan.

Escrutan los hombres del campo las nubes. Conocen sus formas y el color que las tiñe:
les gustan grávidas, preñadas, con paso indolente y cansado;
les gustan demorándose entre las sierras, escogiendo perezosas las tierras agraciadas con su fértil lotería.

Los hombres del campo nacen sencillos y por eso, una nube oscura, arrastrándose, y el polvo salpicado del camino les alegran los días.

Son capaces los hombres del campo de oler el agua. El vientecillo que se mece entre los olivos es tema de tertulia y de casino: huele a chubasco, a llovizna, a chispeo, a aguacero, a agua temporal..…