Ir al contenido principal

Yinguelbels

Hoy es 15 de noviembre.
Hace dos días que cambié el armario pero con reservas: angustia al tocar los chaquetones acolchados, repelús al rozar la pana... Dejo fuera camisetas de tirantes y chaquetitas de entretiempo. Hoy, a trabajar con medias y con la cazadora en la mano..

Y me paro un momento delante de un chino y... ¡me entra una congoja! ¡Todo el escaparate lleno, pero LLENO, de bolas, espumillones, nieve artificial, postales navideñas, figuritas de Papa Noel, belenes, calendarios de adviento...! ¡Agggggggg!

No puedo con la Navidad.
Soy muy Grinch para eso, qué le vamos a hacer.
Solo la disfruté en los pongamos primeros 12 años de mi vida y en los primeros años de ser mamá. Ahora, a pesar de tener una niña, como esta  ya ha traspasado la línea de los Reyes Magos estas fiestas quedan muuuuuuuuuuy devaluadas.

En fin, a lo que iba. Que apenas acabamos de digerir los panellets y celebramos con un suspiro de alivio que hayan quitado arañas, telarañas y brujas de los aparadores ¡aparece la Navidad y su parafernalia insufrible!

Una Navidad que, echando unas mínimas cuentas, puede durarnos entre ocho y diez semanas. ¡Ahí es nada!

Como ocho o diez semanas de nuestra vida son mucho tiempo vamos a tomárnoslo con buen humor y preparemos la hoja de ruta indispensable para que el tránsito se nos haga llevadero. Aquí va una propuesta para los más organizados.

Empezamos dedicando la primera semana de noviembre a la adaptación climático-emocional que se requiere. Descolgamos brujas, guardamos calabazas -en el supuesto de que nuestra decoración hogareña sea estacional- y nos felicitamos por haber conseguido no comer ni un solo panellet.

La segunda y tercera semana de noviembre estaría dedicada, a saber, a la inmersión psicológica en el entorno navideño, a la preparación de listas de cosas in-dis-pen-sa-bles que debemos hacer antes del puente de diciembre, a la consulta sibilina sobre regalos y presentes, a la planificación de los encuentros -en tu casa o en la mía, pero sin morbo-, y a maldecir nuestra perra suerte que nos impide desmayarnos ahora y recobrar el conocimiento el 8 de enero.

La última semana de noviembre y las primera y segunda de diciembre entraríamos en un período de recapitulación o de frenesí según el tiempo invertido en las semanas anteriores. Se impone, eso sí: desparrame de objetos navideños -mayor o menor en función de la edad de los infantes que vivan en la casa en ese momento-; cierre de la lista de regalos salvo imprevistos; cierre de la lista de loterías compradas, cambiadas, compartidas; cierre de la lista de encuentros familiares; cierre de los ojos para no ver más estrellitas, lucecitas, guirnalditas... que adornan nuestras calles.

Y nos plantamos ya en el 21 y ahora los acontecimientos, como en las películas malas, se suceden apelotonados sin darnos respiro ni capacidad de recuperación:

a) La lotería: que nos toca, que nos toca, que sí, que este año hemos tenido el pálpito. Que porqué no vamos a ser nosotros los que salgan saltando como locos en el telediario. Que nos remojen con champán, ¡qué caramba! aunque eso sea una de las cosas más asquerosas que se me ocurre que me pueden hacer unos desconocidos en la calle por mucho que enarbolen un décimo premiado.

b) El cruce de regalos. Que si no regalas en estas fechas, te pongas como te pongas, eres mala persona, no los quieres y no te mereces ni el saludo. Que te cueste la misma vida vida acertar no solo con los que tú haces sino con los que recibes -por mucho que te hayas pasado las semanas de la hoja de ruta lanzando indirectas- no es excusa para librarte. Procura seguir unas normas básicas como no regalar patines a los mayores de 60 o trufas a los que se pasan el año haciendo régimen y, sobre todo, que no deban ser expuestos -a menos que te expongas tú a la desilusión de no verlos nunca- y que ocupen poco sitio en el trastero. Si sigues estos consejos el fracaso no será demasiado estrepitoso.

c) Las comidas en familia. Sean en casa, en restaurantes, se mezclen unas partes con otras, te hagan ilusión o te den grima... procura que sean pantagruélicas y que haya gambas. Así les pagarás a todos con la misma moneda. No te ilusiones porque ya sabes que las comidas familiares que disfrutas nunca coinciden con la Navidad, ¡qué le vamos a hacer! Obvia temas peliagudos si los conoces de antemano. Si metes la pata con alguien procura que sea adicto a las redes sociales para después poder arreglarlo en facebook. El lugar donde todo tiene arreglo.

d) Disfruta de las caras de los niños inocentes. Pueden ser tuyos o ajenos, da lo mismo. Bébete sus ojos cuando les digas que falta poco para Reyes, que el Cartero Real ya ha despachado su carta... Cárgate de alegría para los meses venideros cuando les cuentes cómo les va a ir de bien en la escuela, cómo están apuntados en el Gran Libro de los Buenos que lleva Baltasar al día... Que se te caiga la baba pensando que tú también fuiste ASÍ de feliz.

e) Cömete todas las uvas con las campanadas. No sé si estás suficientemente advertido pero no hacerlo te traerá múltiples desgracias. Entre ellas, y no la menor, que te llegarán infinitas invitaciones para que juegues a miles de juegos en facebook y correos donde serás muy mala persona si no das un "me gusta" al herido, al damnificado, al feo, al deformado... Tú verás... yo que tú me las comería. Cuando acabes, farfulla "felizañonuevo" y besa a los que tengas alrededor. Besa con la mente a los que querrías tener alrededor. No se enterarán pero a ti te hará bien.

f) Ve a la cabalgata de Reyes, con niños o sin ellos. Tírate con desesperación a por los caramelos. Si tienes más de 65 años, tírate igual, es tu deber como abuelo acaparador. No olvides guardar la bolsa llena hasta el día de la limpieza general de la cocina, momento este adecuado para tirarla a la basura.

g) Recoge el mismísimo día de Reyes -después de los ohs y ahs oportunos- todo lo que recuerde que la Navidad pasó por allí.
Hazlo con diligencia porque mañana tendrás que salir a buscar las caretas para Carnaval.

Imagen: http://www.fondosgratis.mx/

Comentarios

  1. ¿A qué hora dices que pasa la cabalgata?
    ¿Me da tiempo de un cafecito?

    ResponderEliminar
  2. Que si, mujer.
    Al cafecito e incluso con ensiamadas.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Hoy es San Marcos

Y le ponemos nombre a un santo y, con él, a un pueblo entero.

Y a su amparo pedimos
que haya cosecha,
que salga bien nuestro asunto,
que el achaque de salud pase de largo,
que venga bien un niño,
que ese amor que ahora nace sea por siempre,
que se curen los males de la cabeza y el corazón,
que se entierren las dudas,
que no tengamos noches inciertas,
que nos dure una madre,
que no nos falte un hijo,
que renunciemos a lo imposible,
que sepamos esperar,
que tengamos cordura y si es locura, sea de la buena,
que haya siempre una mano que ayude,
que haya siempre un perdón,
que se cumplan promesas,
que se desaten nudos,
que seamos libres en nuestra casa y esclavos en nuestros afanes,
que riamos con ganas,
que lloremos con tiento,
que nos desesperemos lo justo y necesario,
que la tierra nos bendiga,
que el cielo nos proteja,
que la luz nos ilumine,
que la amistad nos consuele,
que la vida valga la pena... aunque sea por ratitos.

Y entre juergas y cante, comida y tradición, cada cual con su …

El niño de la Tomasa

El niño de la Tomasa nació en Córdoba, la llana; la Sultana, la que reluce al sur de Europa.

Con ese nombre y esa piel verde aceituna, estaba destinado a ser torero -fina cintura quebrando en el albero-, cantaor -quejío profundo en la madrugada- o, quizá, bailaor -gracia y templanza en cada paso-...

El niño de la Tomasa quizá tenía un futuro más anónimo: recoger aceitunas, tener una novia morena como su madre, pasear los puentes tendidos sobre el Guadalquivir hermoso, aspirar el aroma en el patio de los limoneros, llevar a sus hermanos de la mano entre casas encaladas, besar la frente de su abuela sentada al fresco de la noche estival...

Y, sin embargo, vocea desde más allá del Mediterráneo cantos de muerte; recoge de la historia nombres medievales, pueblos y territorios que duermen en los libros para amenazar, dedo en alto, con horrores infinitos.

Clama y reclama por una tierra que fue suya y que dejó atrás en nombre de los dioses que se alimentan de sangre. Tuvo en su mano la fortu…

El nombre que me nombra

Me contaba mi madre que me llamo María por haber nacido en mayo. Mi primer nombre, Ana, es el de mi abuela paterna.
Se llamaba Ana del Carmen pero, cuando yo la conocí, ya era Anica para todos.
Es tarde para saber cómo la llamaba su madre desde la puerta cuando correteaba por las calles de un pueblo empedrado, cómo la llamaban sus amigas, cómo la llamó su novio Nicolás por vez primera...

Yo soy Ana María en todos los documentos oficiales: papeles y papeles que nos clasifican, nos señalan, nos definen, nos certifican como vivos y caminantes por una vida cada vez más controlada.

Fui -y soy- Ana Mari para todos los que me conocieron en la infancia. Ana Mari con trenzas, Ana Mari vivaracha e inquieta, Ana Mari en la boca de los que tanto me quisieron. Cuando me llaman Ana Mari vuelvo a ese tiempo del que nunca nos recuperamos; si es desgraciado, por desgraciado; si es feliz, por feliz.

Cuando llegó la adolescencia y quise que el reloj corriera para entrar en ese soñado mundo de los adult…