Ir al contenido principal

¡Oh, Libertad!, ¡cuántos crímenes se cometen en tu nombre!

Esta mujer, ya eternamente joven, que nos mira desde la historia es Madame Roland.
Nada sabríamos de ella si no fuera por su decidida participación en la Revolución Francesa y su triste fin (el de ella y el de la Revolución).
Alentó la causa revolucionaria hasta que, junto a su marido, cayeron en desgracia por criticar los excesos que se estaban cometiendo.
EL 8 de noviembre de 1793 fue guillotinada y, antes de colocar su cabeza en el cepo, se inclinó ante la estatua de arcilla de la Libertad situada en la Plaza de la Revolución (actual Place de la Concorde) y pronunció -¡qué presencia de ánimo a punto de perder la cabeza!- esa ya famosa frase que encabeza esta entrada: "¡Oh, Libertad!, ¡cuántos crímenes se cometen en tu nombre!"

Y tan cierta es esa afirmación como que allí se acabó su vida y empezó su leyenda.

Y nos viene a la memoria casi dos siglos y cuarto después porque el nombre de la Libertad se sigue invocando en vano. Se hace, con demasiada frecuencia, por intereses espurios y el pueblo, o mejor dicho, la masa, sigue a quien la enarbola cegado por los mezquinos objetivos que tras ella se esconden.

Hace pocos días nos sorprendió el redentor de un pequeño país de un pequeño planeta de un pequeño sistema solar defendiendo a los esclavos y a los mujeres e invocando derechos, libertades y anhelos del pueblo llano: "“Si las leyes solo fueran leyes y no tuvieran espíritu, las mujeres no votarían y los esclavos continuarían siendo esclavos". Que diréis: hace bien, para eso es un hombre del pueblo. Proveniente de la mina o del campo, hijo o nieto de quienes se dejaron en la lucha su vida y su corazón.

Pero no. Este señor que reclama desde calles y tribunas la voz para el pueblo es el privilegiado perteneciente a una familia acomodada -muy acomodada, diría yo- relacionada con los negocios textiles y metalúrgicos. La escuela pública, la educación para todos como elemento igualitario y, por qué no, revolucionario- la conoce de oídas puesto que sus progenitores decidieron educarle con su casta, con los suyos, y estudió en el Liceo Francés.

Y también diréis que tampoco es un crimen. Pero sí que lo es. Es un crimen dividir con el sucio propósito de perpetuar el poder. Es un crimen prometer lo que no se puede cumplir. Es un crimen invocar el sacrificio y la sangre derramada en la historia para alardear de progreso y modernidad. Es un crimen sembrar vientos que quizá no puedan detenerse. Es un crimen decir libertad cuando se quiere decir más de lo mismo.

Dios  nos coja confesados, madame Roland.

Imagen: Madame Roland coiffée du bonnet girondin. Versalles. Museo Lambinet

Comentarios

  1. Mas "el liberador"

    ResponderEliminar
  2. Mi siempre inteligente comentarista ha descubierto la adivinanza.

    ResponderEliminar
  3. Verborrea grandilocuente con objetivo segregacionista?

    ResponderEliminar
  4. Un divide y perderás prepotente

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A cada cerdo le llega su San Martín. O eso dice el refrán para consolarnos.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Hoy es San Marcos

Y le ponemos nombre a un santo y, con él, a un pueblo entero.

Y a su amparo pedimos
que haya cosecha,
que salga bien nuestro asunto,
que el achaque de salud pase de largo,
que venga bien un niño,
que ese amor que ahora nace sea por siempre,
que se curen los males de la cabeza y el corazón,
que se entierren las dudas,
que no tengamos noches inciertas,
que nos dure una madre,
que no nos falte un hijo,
que renunciemos a lo imposible,
que sepamos esperar,
que tengamos cordura y si es locura, sea de la buena,
que haya siempre una mano que ayude,
que haya siempre un perdón,
que se cumplan promesas,
que se desaten nudos,
que seamos libres en nuestra casa y esclavos en nuestros afanes,
que riamos con ganas,
que lloremos con tiento,
que nos desesperemos lo justo y necesario,
que la tierra nos bendiga,
que el cielo nos proteja,
que la luz nos ilumine,
que la amistad nos consuele,
que la vida valga la pena... aunque sea por ratitos.

Y entre juergas y cante, comida y tradición, cada cual con su …

Escribo para mi gato XIII. El caganiu

La nieta catalana que él no conoce -porque no sabe ni siquiera que Cataluña existe y que a las ocho y diez minutos de esa tarde de octubre va a gritar al mundo que ha nacido un Estado Catalán- le llamaría el caganiu. Porque ella también lo es –el pequeño de la casa- y sabe que ese puesto es una distinción que les hace transitar por la infancia con unos privilegios que conceden los padres ya cansados de crianza. El caganiu obtiene favores, acordes con el tiempo y las posibilidades que la vida ofrece, y disfruta de pequeños y leves premios cotidianos que, aún siendo así, le hacen crecer frente a sus hermanos, ya atareados en las exigencias del mundo adulto. El caganiu, con las rodillas peladas y cubiertas con el pantalón largo –porque el invierno de aquellos años lejanos en el tiempo y en la distancia se cierne rápidamente tras un otoño breve-, ha ido a la escuela, pero hoy no ha entrado. El entrar depende de que haga sol o frío, de que los amigos más queridos hayan ido también o estén to…

Escribo para mi gato XII. Lo que el monstruo calla

Saca sus historias de las madrugadas de sueños afiebrados. Se despierta empapada en sudor, con la camiseta arrebujada contra el pecho, como si hubiera librado una batalla perdida de antemano. La respiración agitada y las pupilas dilatadas. Un ruido en la cabeza como el de trenes maniobrando en las noches inciertas de la guerra. Echa mano a la mesilla de noche donde descansa la agenda de páginas cuadriculadas y la pluma de su padre y, aún en el estupor de la duermevela, sentada en la cama, apoya el cuaderno en las piernas y empieza historias que nunca sabe dónde la llevarán. A veces, como en trance, garabatea sobre personajes que creía perdidos en la memoria. A veces, transcribe imágenes que se le cruzaron entre el sueño y la vigilia. A veces, las historias avanzan por su cuenta y riesgo, sin control, recorriendo el camino de la cabeza al papel por cuenta propia. La noche de la tormenta no fueron los truenos ni el resplandor que ponía en el cuarto una luz de iglesia bendecida lo que la de…