Ir al contenido principal

No todo es telebasura

La televisión tiene muuuuuy mala fama. Y la verdad es que, en ocasiones, muy merecida.
Ponerla a la hora de la siesta o en el horario estrella de la noche nos depara, a menudo, sorpresas desagradables.

Y, sin embargo, sigue siendo una de las actividades a las que se dedican más horas del día. El derrumbamiento físico -y a menudo psicológico- que nos ataca cuando acabamos con nuestras responsabilidades cotidianas -o cuando hacemos un alto en el camino- nos conduce a una actividad que requiere poco o ningún esfuerzo.

A veces, después de haber saltado de programa en programa y haber visto fauna desquiciada, gritos, reporteros que anuncian como exclusivas las noticias más peregrinas, culebrones previsibles... nos indignamos con la tele y con quienes la programan. Aunque deberíamos indignarnos con nosotros mismos pero, claro, eso es más difícil porque a nosotros nos queremos bastante más que a los directivos televisivos.

No obstante, hay que romper una lanza en favor de la televisión. Entre tanto desperdicio hay programas divertidos, interesantes, amenos... Y entre ellos están algunas series, pasadas y presentes, que nos han hecho reír, emocionarnos, intrigarnos... Ser más felices, en definitiva.

Algunas han recibido incontables premios. Otras no tanto, pero han tenido el favor del público. Poblaron nuestras infancias y nos siguen en la madurez.
Antes tenían, eso sí, el encanto de la espera y de que todo el mundo las veía al mismo tiempo, con lo cual eran fuente inagotable de tertulias. Ahora tienen el encanto de poder disfrutar de ellas cuando, donde y como queramos.

A la satisfacción de haber visto series que son joyas televisivas se ha unido estos días el gusto de leer un libro, interesante y ameno, sobre la relación de algunas series con el cerebro y sus funciones y enfermedades.

Su autor, José Ramón Alonso, es doctor por la Universidad de Salamanca, catedrático de Biología Celular y director del Laboratorio de Plasticidad neuronal y Neurorreparación del Instituto de Neurociencias de Castilla y León. Mantiene un interesante blog divulgativo, UniDiversidad.

El libro, Neurozapping, aprovecha 21 de las series más famosas de televisión -actuales y antiguas- para divulgar conceptos científicos de una manera amena. No pretende formar sino entretener e informar.
Se lee rápidamente y mueve al lector curioso a emprender una búsqueda más exhaustiva de aquellos temas que le hayan llamado más la atención. Si a alguien le resulta especialmente gravoso gastarse los 17 eurillos que cuesta puede leer en el blog, como entradas, la mayoría de los capítulos.

Al placer de la lectura se ha añadido, en mi caso, las ganas de volver a ver alguna de las series más antiguas. Menos La casa de la pradera, cosa que hubiera sido especialmente preocupante.

Imagen: fotografía personal. El libro, recién acabado de leer. 7 de septiembre

Comentarios

  1. Me lo imagino. Has devorado el libro en un día.
    Ya te veo viendo "Bonanza".
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. ¡Ja, ja! Sí, en un día justo.
    Bonanza no estaba. Me han dado ganas de volver a ver "Las chicas de oro" o "Colombo".
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Hoy es San Marcos

Y le ponemos nombre a un santo y, con él, a un pueblo entero.

Y a su amparo pedimos
que haya cosecha,
que salga bien nuestro asunto,
que el achaque de salud pase de largo,
que venga bien un niño,
que ese amor que ahora nace sea por siempre,
que se curen los males de la cabeza y el corazón,
que se entierren las dudas,
que no tengamos noches inciertas,
que nos dure una madre,
que no nos falte un hijo,
que renunciemos a lo imposible,
que sepamos esperar,
que tengamos cordura y si es locura, sea de la buena,
que haya siempre una mano que ayude,
que haya siempre un perdón,
que se cumplan promesas,
que se desaten nudos,
que seamos libres en nuestra casa y esclavos en nuestros afanes,
que riamos con ganas,
que lloremos con tiento,
que nos desesperemos lo justo y necesario,
que la tierra nos bendiga,
que el cielo nos proteja,
que la luz nos ilumine,
que la amistad nos consuele,
que la vida valga la pena... aunque sea por ratitos.

Y entre juergas y cante, comida y tradición, cada cual con su …

En Cantareros, ocho.

En Cantareros, ocho. Una casa pequeña, encalada. Una reja sobresalida, en el primer piso, por donde salió al mundo mi primer grito. En el zaguán fresco del mes de mayo despide mi padre a la comadrona. Hasta el año que viene, dice Lucía, acostumbrada a visitar a menudo a las familias. Yo me quedo acomodada al lado de mi madre. Aún no sé en qué parte del mundo me ha sido dado nacer. Cómo se llama mi pueblo, los habitantes que tiene, de qué vive su gente. Aún no sé que una sierra lo cobija y que están construyendo un monstruo que contiene las aguas.
Cuando salga a mi calle –corta, llanita, una rareza entre las cuestas empedradas que la rodean- veré un cielo azul y geranios acomodados en aros en las puertas. Veré, quizá, la puerta de la ermita, y a las vecinas que dan la enhorabuena. Se paran a mirarme y mi madre retira la toquilla. Del migajón de la morcilla, dice una, porque soy morenita aceituna. Y llora mi madre cuando llega a casa de la suya porque mi tiempo es aún el de las mujeres b…

Los hombres del campo

Nacen los hombres del campo con los ojos en la cara.
Ni la teoría de la evolución ha podido explicar este terrible fallo de la naturaleza pues su mirada solo tiene camino hacia los cielos.
Acostumbran a su nuca los hombres del campo a torcerse hacia arriba -la gorra, el sombrero de palma, la mascota en difícil equilibrio vertical- pues la herencia, obstinada, insiste en negarles aquello que más necesitan.

Escrutan los hombres del campo las nubes. Conocen sus formas y el color que las tiñe:
les gustan grávidas, preñadas, con paso indolente y cansado;
les gustan demorándose entre las sierras, escogiendo perezosas las tierras agraciadas con su fértil lotería.

Los hombres del campo nacen sencillos y por eso, una nube oscura, arrastrándose, y el polvo salpicado del camino les alegran los días.

Son capaces los hombres del campo de oler el agua. El vientecillo que se mece entre los olivos es tema de tertulia y de casino: huele a chubasco, a llovizna, a chispeo, a aguacero, a agua temporal..…